Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


Elecciones 2010

Vilma Ibarra [email protected] | Miércoles 10 junio, 2009



Hablando Claro
Elecciones 2010

Para hablar en términos futbolísticos —ahora tan pertinentes en virtud de los resultados— tenemos los equipos políticos en calentamiento y con la cancha lista.
Nuestros dos partidos más grandes han pasado por procesos convencionales que han delimitado, una puesta a punto de sus posibilidades y potenciales. Y por esas paradojas de la vida, por razones distintas en ambos casos las pruebas eran trascendentes, como esos partidos de semifinal.

Si se mira nada más por encima, se puede caer en la tentación de ver la convención del PAC solo por su elevado nivel de abstencionismo y dejar de lado sus implicaciones. Ello impediría comprender por qué el líder de la bancada Alberto Salom asegura que la convención les permitió dar un salto cualitativo para ponerse frente a frente a Liberación Nacional.
Dejando de lado el análisis de cómo llegaron a esa convención, lo cierto es que el proceso les deja lecciones y desafíos de cara a la campaña. El principal es asumir con claridad meridiana que están en pleno crecimiento y que al igual que el paso de la infancia a la adultez, hay que pasar por la adolescencia no sin ciertos malestares y hasta dilemas existenciales.
Si observa esa crisis de adolescencia, asume los aciertos y errores y decide seguir adelante con entereza sabiendo que eran inevitables para madurar y salir fortalecido, logra efectivamente ese paso cualitativo. Ese el reto del PAC: aprender ahora de sus carencias, especialmente de estructura y de organización, pero también de enfoque. Debe cambiar sus paradigmas, o como dijo Epsy Campbell cambiar “de pantalón corto a pantalón largo”. Dejar el discurso de gente pac, cultura pac y estilo pac para empezar a ser y actuar como un verdadero partido político con estrategias muy bien delineadas en pos del objetivo de alcanzar la victoria el primer domingo de febrero. El PAC sabe que es capaz de conjuntar muchos seguidores como lo hizo en 2002 y 2006. Solo que ahora debe demostrar más porque las circunstancias son distintas a las vividas en esos procesos. Debe articular un mensaje y disponer de una organización; que evidentemente aún no tiene.

En cuanto al PLN la situación podría parecer mucho más cómoda. Su crisis reciente fue más bien una crisis de madurez. Guste o no (así son las medicinas) don Oscar Arias le dio en 2006 el tratamiento que necesitaba para enfrentar la postración que lo tenía en cuidados intensivos y ahora salió por sus fueros.
No solo mostró renovadas capacidades físicas para salir a la cancha, sino que además alineó nuevos jugadores que se perfilan como líderes para el partido. Pero también debe enfrentar su desafío. Después de la gran final del domingo, tiene que reconjuntar al equipo, redefinir la estrategia, afinar muy bien el mensaje y mostrar el liderazgo claro e independiente de la capitana-entrenadora.
El partido está cero a cero.