Enviar
El Real peso lo lleva el Madrid
Hace tiempo que los merengues no llegaban al clásico pasando tan buen momento

El Bernabéu será el escenario donde mañana el Real Madrid tendrá que demostrar cuán exacto es su buen momento, porque su afición le exige que entregue en bandeja de plata la cabeza de su archirrival, el tricampeón Barcelona.
Se espera un juego de estrellas y emociones. Los tres candidatos al balón de oro, Messi, Cristiano y Xavi, estarán en la cancha dilucidando el futuro del campeonato, porque está claro que mucho de lo que pase ahí, marcará el resto de la temporada, tratándose de dos clubes que no tienen por costumbre perder mucho.
Decimos que el Real lleva el peso, porque para ellos es un partido de seis puntos que pueden ser nueve, con el juego pendiente ante Sevilla, lo que significa alejarse de un peligrosísimo rival, con el que caminando juntos corre mucho riesgo. En ese sentido, permitir que Barcelona se recupere es hipotecar el sueño merengue de volver a ponerse la corona en su cabeza.
Messi y Ronaldo llegan con 17 goles cada uno, buena oportunidad para un desempate directo, en el que ambas estrellas tendrán igualdad de condiciones.
El duelo Casillas-Messi, es otra cosa, el argentino le ha hecho 13 goles en 15 partidos oficiales.
Con respecto al elenco argentino de uno u otro, el clásico tiene asegurados a tres de los cuatro, porque Mascherano será de la partida de Guardiola al igual que Messi, y Di María, de los de Mourinho, mientras Higuían es duda y por ahí llegaría Benzemá.
El técnico del Barcelona, Pep Guardiola, se quita presión restándole importancia al clásico e incluso comparándolo con otras cosas más importantes que suceden en Europa en este momento.
Mourinho sí es directo y se mete de lleno en el clásico. “Estamos bien preparados para recibir al Barcelona. Llevamos una racha de buen juego y de goles y tenemos confianza para ganar ese partido” y como siempre, le mete pimienta a su verbo “Llevamos 15 partidos consecutivos sin perder y tendríamos 18 jornadas europeas sin perder si no fuera por aquel arbitraje raro de la última semifinal”.
Bueno, y si a “Mou” le preocupan tanto los arbitrajes, vale decir entonces que el silbatero para este partido lo será David Fernández Borbalán, de quien dice la prensa española que tiene un estilo “más de controlar el partido a toque de silbato”, que se estrenó en el referato de primera división, en 2004, y que se inauguró en los clásicos, en aquel del dedo de Mourinho en el ojo de Villanova y de las expulsiones de Villa, Marcelo y Özil.
Lo cierto es que cuando se inicia el clásico las palabras se terminan y en la cancha se resuelve el resto; por el momento, solo queda prepararnos para disfrutarlo.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios