Enviar
Sábado 20 Noviembre, 2010

El modelo energético y su evolución

En los últimos años mucho se ha discutido respecto al crecimiento en la demanda energética nacional y la nueva configuración de actores en el desarrollo nacional, lo que nos hace pensar en un replanteamiento del modelo energético actual.
Requerimos evolucionar hacia un nuevo modelo energético, que garantice el acceso universal y solidario, que incentive el uso de fuentes renovables, y que pueda satisfacer los nuevos retos planteados en cuanto a crecimiento de la demanda y participación de los múltiples actores interesados en el mercado. Hay que tomar en cuenta que para el año 2021 se proyecta una duplicación de la demanda, lo que conlleva una inversión de aproximadamente $9 mil millones.
El impulso de una Ley General de Electricidad en el Congreso responde a estas expectativas, como un mandato primordial de regular de forma integral el sector energético, que actualmente cuenta con gran cantidad de leyes, reglamentos y normas técnicas dispersas, incompletas y obsoletas ante las necesidades actuales.
El proyecto de ley busca abrir espacios en el tema, al crear un Mercado Eléctrico Mayorista abre a la participación pública y privada la generación requerida para satisfacer la demanda en el mercado nacional en primera instancia, y la comercialización en el mercado regional como segunda opción.
Para ello se define al Centro Nacional de Control de Energía, para administrar las transacciones del mercado de acuerdo con el Plan Nacional de Energía elaborado por el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET) y el Plan de Satisfacción de la Demanda Eléctrica que elaborará el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
Así, se contempla el fortalecimiento y modernización de las entidades públicas del sector eléctrico, para que tengan la capacidad administrativa y operativa para participar en las nuevas condiciones que se plantean, en asociación público privada o realizando la inversión requerida sin las trabas del pasado.
De esa forma se garantiza lo mejor del modelo actual, introduciendo cambios importantes y necesarios para permitir la participación de otros actores, además de los que hoy participan; cooperativas de electricidad, empresas, municipalidades y evidentemente la Compañía Nacional de Fuerza y Luz y el ICE, y bajo este esquema de competencia, conseguir la energía más limpia y económica disponible en todos los niveles.
La tarea que nos ha sido encomendada a las y los diputados, deberá pasar por la consulta y participación de los sectores involucrados, en un proceso que nos permita determinar cualquier vacío u oportunidad de mejora al proyecto enviado por la presidenta de la República, Laura Chinchilla, y el ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, Teófilo de la Torre. Desde el Congreso estamos en la mejor disposición de sacar adelante este proyecto, para poder afrontar los retos del mañana y que los costarricenses no dejemos atrás nuestra confianza y orgullo en un modelo de desarrollo capaz de adaptarse a las nuevas necesidades.

Alicia Fournier Vargas