Enviar
El millonario McIlroy

Dos millones de dólares. Esa cantidad de dinero es la que tiene desde ya el norirlandés Rory McIlroy al ganar ayer el torneo de Shangai.
Ese es el mayor premio del golf mundial destinado a un campeón, y McIlroy, ganador del último Abierto de Estados Unidos, se embolsó semejante cheque al vencer en desempate al estadounidense Anthony Kim.
Aunque en un inicio parecía que el dinero ya tenía nombre, debido a que Rory arrancaba con una ventaja de tres golpes sobre sus inmediatos seguidores, el cierre no fue tan sencillo.
Después de 18 hoyos por el campo de Lake Malare —por cierto, diseñado por uno de los consejeros de McIlroy, el estadounidense y leyenda Jack Nicklaus—, se vio forzado a ir al desempate, porque Kim le empató en el total.
Así lo que parecía fácil se llenó de emoción.
No obstante, duró muy poco, un solo hoyo y McIlroy ya estaba celebrando y el cheque ya tenía su nombre escrito.
“He jugado bajo una gran presión pero al final he ganado que es lo que importa. Da igual que haya sido en el desempate. He ganado y este triunfo me da una gran moral para los próximos torneos”, dijo McIlroy.
Ahora el jueves arranca uno de los torneos relevantes del año, un World Golf Championship, el HSBC Championship. Una buena oportunidad para muchos golfistas de no irse con las manos vacías, o de firmar una victoria más y escalar en el escalafón mundial.
Ese es el objetivo del joven golfista de 22 años McIlroy, que espera arrebatarle al inglés Luke Donald el número uno mundial. “Quiero acercarme a Luke. La semana que viene no jugará en el WGC Champions y sé que puedo aspirar a la victoria”, aseguró McIlroy.
Donald se ausentará del próximo torneo porque estará acompañando a su esposa Diane, que está a punto de dar a luz a su segundo hijo.

Dinia Vargas
[email protected]

Consulta: EFE y otros

Ver comentarios