El interminable Álvaro Ortiz
“Tal vez como hoy cuesta más ganar saben más”, afirmó Ortiz sobre los títulos de golf. Esteban Monge/La República
Enviar

201607102152190.p31-golf-rec.jpg
El golfista costarricense Álvaro Ortiz conquistó su título nacional número 26 al ganar el Campeonato de Medal Play en el Costa Rica Country Club.
Este triunfo llegó 32 años después de que levantara su primer trofeo al cielo en un evento tico.
Con el paso de los años y la llegada de las nuevas generaciones, ganar se ha convertido en una tarea más complicada para el experimentado golfista.
Por eso ahora disfruta más de sus victorias, sabe que cada vez se reducirán, pero no dejará de luchar por sumar alguna otra copa más a su vitrina.

¿Costó que llegara otro título más?
La última vez que había ganado un título nacional fue en 2014, yo pensé que podía ser el último por como ha venido jugando Paul Chaplet (campeón del Latin America Amateur Championship), José Méndez (ganador del Mundial Juvenil Callaway en 2013) y Andrés Russi (recientemente ganador del Match Play nacional).
Pero me sentí cómodo y aproveché que conocía muy bien la cancha, porque fue donde me crié, y se me dio.

¿Está mucho más complicado ganar en la actualidad entonces?
Es más difícil ganar por varias razones. La primera es que la preparación y los entrenamientos no son como antes, cuando tenía 20 años y mi prioridad era el golf. Hoy en día son otras las prioridades y tomando en cuenta que mentalmente uno está en otras cosas eso no es favorable para competir al alto nivel, sin embargo, la experiencia, el colmillo y las agallas pasan por encima y eso ayuda.

¿Todo eso hace que los títulos sepan mejor hoy en día?
Tal vez como cuestan más saben más, porque las situaciones y los escenarios no son los mismos de antes. La satisfacción y el orgullo de ser competitivo al máximo nivel 32 años después de haber ganado mi primer título son muy grandes.

¿Dónde está el secreto?
En la experiencia y todos los conocimientos que uno va acumulando por tantos años y que hoy los pongo en juego.

¿Después de tantos triunfos en el pasado, cuesta más asimilar las derrotas?
Lo que más me gusta es competir. He perdido algunos nacionales en estos últimos años, pero me han causado menos impacto del que pensé. Creo que una razón es porque los muchachos que me han estado ganando son personas a las que aprecio y tengo mucho cariño, y eso influye.

¿Están reclamando las nuevas generaciones su espacio también?
Es el cambio generacional que tenía que venir y se está dando. Méndez, Chaplet y Russi son tres muchachos a los que he visto crecer, les tengo mucho cariño y más bien me alegra verlos empezar a triunfar.

¿Igualmente, les está dejando una barra muy alta con tantos trofeos conquistados?
La idea es dejarla lo más alta que se pueda, para que los muchachos tengan algo por qué jugar o competir. Porque los récords siempre motivan. Veremos dónde va a estar la estadística dentro de 30 años.

¿Todos estos años sin tirar la toalla demuestran el amor que le tiene a este deporte?
El golf me ha dado la mayoría de las cosas que yo tengo en mi vida. Después de todo lo que me dieron mis padres en educación y apoyo, el golf me ha abierto las puertas en todo: me dio el estudio, me ha dado experiencias, me ha generado negocios, me permitió hacer amistades, he estado en lugares donde de no ser por este deporte no conocería.

¿Se ve ganando algún título más?
De aquí en uno dos años podría ganar alguno más, si Paul o Méndez, o alguno de los jóvenes no están en el país (risas). Si me mantengo bien físicamente, mentalmente y trabajo un poquito en mi juego, no sé si ganar, pero podría estar entre los primeros lugares.

¿Hasta cuándo se mantendrá compitiendo en las máximas categorías?
Dentro de dos años cumplo 50, lo cual me abre las puertas para competir en la categoría Senior, pero si mi nivel sigue estando relativamente bien para competir me mantendré en la categoría. Sé que es un paso que tengo que dar, y lo importante es tomar la decisión en el debido momento.


Ver comentarios