Logo La República

Sábado, 20 de abril de 2024



COLUMNISTAS


El Dalái Lama y el No

Pedro Oller poller@ollerabogados.com | Martes 19 enero, 2010


El Dalái Lama y el No

Primicia de fin de semana: Dice don Ottón que —a fin de desligarse del gobierno de los Arias— rebautizará el Estadio Nacional como Dalái Lama. ¡Hurra! Qué idea tan novedosa y tan cargada de contenido.
No solo hacemos el feo de ser malagradecidos con quienes han regalado, ejecutado y (esperamos) entregado la obra, sino que también nos dejamos en evidencia a nivel mundial. Caray, don Ottón, ¿no tiene más que aportar?
A fin de ayudarle, aunque no me lo ha pedido porque lo del Dalái Lama le vino por inspiración divina, y el Dalái ni me dijo si estaba agradecido u ofendido, se me ocurren algunas otras:
Si gana Fishman: Apoyo incondicional a la industria de la pesca. No importa cuál: artesanal, turística, industrial. Aquí, el afán es por la persona, no por quienes viven de la actividad. El beneficio de la duda gana: Referirse al menos malo, es cumplir con el eslogan máxime si se enaltece el apellido.
Si gana Laura: Apoyo incondicional a la industria de muñecas. No vaya a ser que el entretelado de la campaña se pierda, cuando puede sacar tanto provecho. No importa si resulta, al ego bien le caen unas cuantas marionetas.
Si gana Ottón: La lucha es abierta contra el statu quo, no importa pero importa mucho que sean los Arias. Irá contra el fútbol en el tanto y en el cuanto, no solo ha tocado el estadio nacional, sino que reniega de las privatizaciones del Saprissa, de Pérez Zeledón y los demás: que salgan sobrando.
Si gana Otto: No más Tica Linda, vamos por Ticos Lindos. Guapo el gallo, ¡viva la Pepa! Y también el rubor, que mucha falta le ha hecho en la contienda pero que reboza en los anuncios.
¡Qué campaña tan absurda! En medio de negaciones y de aberraciones, dos que se dicen candidatos, se han hecho a un lado para apoyar a un tercero. Constitucionalmente imposible, moralmente cuestionable (¿y quiénes les favorecían?).
Así como Ottón ha decidido rebautizar algo no existente, y reiterarse en malagradecido, pienso que puede pasar con obras que los candidatos puedan coronar:
Si gana Laura: Carretera San José - Caldera, hacía falta una cartera.
Si gana Otto: Aeropuerto Juan Santamaría, hacía falta una foto mía.
Si gana Fishman: Más seguridad, porque el menos malo da tranquilidad a punta 'e palo.
Si gana Ottón: Hagamos de estas coaliciones, todas las que se requieran, porque aparecemos en noticiones.

NOTAS ANTERIORES


La mentira

Viernes 19 abril, 2024

Los esfuerzos educativos de la sociedad siempre han formado en la verdad nunca en la falsedad ni en la mentira.

Políticos cínicos y mentirosos

Miércoles 17 abril, 2024

En el equilibrio de poderes, el Legislativo tiene la función de hacer las leyes y de ejercer control político sobre toda la administración pública del Estado, e







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.