El Bernabéu decidirá
El esloveno Jan Oblak fue un muro que el Real Madrid no pudo derribar. GERARD JULIEN-AFP/La República
Enviar

El Bernabéu decidirá

Oblak, el muro que el Real Madrid no pudo derribar

El Real Madrid y su sensacional primer tiempo chocaron contra el esloveno Jan Oblak, insuperable para el conjunto blanco y salvador para el Atlético de Madrid, que sobrevivió en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de las manos de su portero, sus paradas y un 0-0.
Su protagonismo fue decisivo hasta en cinco veces, deslumbrante en un partido de suma transcendencia, en el que el Real fue imponente toda la primera parte, un suplicio durante muchos momentos para el Atlético, que reequilibró el choque en el segundo acto para un 0-0 que mantiene muy vivo el duelo para el Santiago Bernabéu.
La puesta en escena del Real Madrid fue poderosa. Desde una alta intensidad, desde un control absoluto de la pelota y desde su calidad técnica desdibujó al Atlético, al que echó para atrás con la rotundidad del balón y la movilidad para ocupar los espacios en el momento justo, desbordante cada vez que encaró y en cada metro.
No marcó Dani Carvajal, en el minuto 2, tampoco el galés Gareth Bale, en el 4 en un duelo en solitario con el portero y después con un trallazo desde lejos, ni el portugués Cristiano Ronaldo de falta directa ni el colombiano James Rodríguez, en un par más. En su camino, se erigió un muro insuperable para ellos: Jan Oblak.
Desde su supervivencia en el primer tiempo y desde su rearme en el descanso, el Atlético mejoró sus prestaciones para la reanudación, con más participación de Arda Turan y Koke.
No se sintió ya el Real Madrid tan dueño del encuentro como también se calmó el sufrimiento del Atlético, al mismo tiempo que el duelo se acercó más al equilibrio, también en ocasiones en el comienzo de la segunda parte. Hubo una local, un cabezazo de Arda, y otra visitante, con un tiro de Kroos y parada, otra vez, de Oblak.
Y, curiosamente, el partido terminó más en el área del Real Madrid, con un par de saques de esquina, dos acciones de Fernando Torres, una ocasión de Raúl García y un trallazo de Mandzukic, el punto final a un choque vibrante y un 0-0 frustrante para el equipo blanco frente a Oblak, un extraordinario guardameta.

Madrid/EFE


 

Ver comentarios