Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


El diálogo paga

| Jueves 17 noviembre, 2016


El debilitamiento del diálogo tiene como resultado la desconfianza entre actores, la generación de conflictos evitables o el perjudicial inmovilismo

El diálogo paga

Carlos Alvarado Quesada
Ministro de Trabajo y Seguridad Social

Costa Rica posee una ventaja competitiva, para el desarrollo humano y para el crecimiento económico, que es extremadamente poderosa pero que permanece dormida como un músculo sin ejercitar. Tenemos, como pocos, la oportunidad de ejercer el diálogo social.
Para nuestra dicha, y a diferencia de muchas sociedades, los distintos sectores costarricenses podemos sentarnos en una misma mesa a conversar sin que diferencias ideológicas, históricas, étnicas, religiosas u otras —que las hay— sean un obstáculo insalvable para el diálogo, sus acuerdos y sus resultados.
Sin embargo, una ventaja no se materializa per se, hay que ejercitarla, y si no se hace se corre el riesgo de perderse. El debilitamiento del diálogo tiene como resultado la desconfianza entre actores, la generación de conflictos evitables o el perjudicial inmovilismo. El diálogo no es un ejercicio bueno solo por sí mismo, sino que su calidad también se debe medir en los resultados que arroja.
Hay en el entorno reciente ejemplos concretos y señales positivas de diálogo. En junio de este año, empresarios, sindicatos y gobierno acordamos de manera unánime revisar la fórmula de ajuste salarial para el sector privado del país. La fórmula, que se acordó en 2011, estaba pendiente de revisión desde 2014, y su remozamiento era necesario a partir del nuevo contexto económico.
Las tres partes se fijaron como meta tener la nueva fórmula ajustada para el mes de octubre, momento en que correspondía la nueva negociación, y después de un trabajo conjunto con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de revisión técnica y de negociación, el pasado 31 de octubre se acordó de manera unánime la nueva fórmula, y con base en esta se hizo el ajuste salarial para 2017. Diálogo, metas y resultados.
Similar esfuerzo ocurrió el pasado 3 de octubre, cuando las centrales sindicales del país, la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), la Asamblea Legislativa en la figura de su presidente, y el Gobierno en la República con representación institucional del Ministerio de Trabajo, la Caja, el Ministerio de Economía y el INAMU firmamos el acuerdo tripartito para reducir la informalidad.
Costa Rica se convirtió así en el primer país del mundo en adoptar la recomendación 204 de la OIT para el combate de la informalidad, y con este acuerdo iniciará una mesa de trabajo conjunto. La informalidad afecta a los trabajadores que sufren desprotección, es competencia desleal para los empresarios formales que sí cumplen con la normativa y afecta las metas económicas y de desarrollo humano del país.
En similar dirección va encaminado el esfuerzo que lleva adelante el Consejo de Promoción de la Competitividad (CPC), apoyado por la vicepresidenta Ana Helena Chacón y que propició la reciente visita de Eamon Gilmore, ex vice primer ministro de Irlanda, quien compartió en un amplio foro la experiencia de Irlanda en cuanto al diálogo social y los resultados en indicadores económicos y sociales de la experiencia irlandesa.
En el campo político, la iniciativa partidaria de diálogo que ha empujado el diputado Ottón Solís apunta también en esa dirección. Reactivar iniciativas como el proyecto de creación de un consejo económico y social de la sociedad civil ampliaría este momentum.
Temas como la informalidad y el desempleo nos convocan a trabajar en conjunto como sociedad. Y la confianza derivada de estos trabajos también podrá ayudarnos a motivar otros acuerdos urgentes para el país, como por ejemplo en materia tributaria, de empleo público y la reforma del reglamento legislativo.
La evidencia muestra que el diálogo paga. Tenemos que seguir alimentándolo. Será clave para acelerar el desarrollo humano y económico del país.