EE.UU. evaluaría acusación formal contra HSBC pese a acuerdo
Foto Bloomberg
Enviar

Fiscales de los Estados Unidos consideran presentar una acusación contra una unidad de HSBC Holdings relacionada con su mesa de cambios, según dos personas familiarizadas con el tema, lo que hace peligrar un acuerdo anterior que permitió al banco a evitar un procesamiento.

El Departamento de Justicia ya ha acusado de operaciones inapropiadas a dos personas que integraban la mesa de cambios del banco y está preguntando si la evaluación interna de esas operaciones por parte de la entidad este año no debería haber derivado en medidas disciplinarias, dijeron las personas.

La nueva investigación de los fiscales sobre HSBC los pone más cerca de una medida con la cual se ha amagado con frecuencia aunque rara vez se la ha tomado: anular un acuerdo de procesamiento diferido si una compañía no cumple con el sendero de reformas estipulado por el Departamento de Justicia.

HSBC está en un periodo de prueba. En 2012 admitió haber ayudado a carteles de drogas mexicanos a lavar dinero y haber hecho negocios con Irán y otros países sancionados. Para evitar acusaciones, firmó el llamado Acuerdo de Procesamiento Diferido, DPA por la sigla en inglés, que le exige mejorar sus controles internos y someterse a una auditoría externa.

Si el Departamento de Justicia determina que el banco violó la ley estadounidense después de firmar el acuerdo, podría activar una cláusula del DPA que dice que podría hacerse a HSBC responsable de la conducta que admitió en 2012, lo cual podría derivar en una condena en aquellos casos por lavado y sanciones, lo cual amenaza la capacidad de acción del banco más allá de sus problemas legales.

HSBC se negó a hacer declaraciones, pero el año pasado Rob Sherman, un vocero del banco, dijo: “Continuamos cumpliendo con todas nuestras obligaciones en el marco del Acuerdo de Procesamiento Diferido y vamos avanzando” en la instrumentación de un programa fuerte y duradero de acatamiento a las normas sobre lavado y sanciones.

Críticas al acuerdo

La decisión que tomó el Departamento de Justicia en 2012 de postergar el procesamiento fue desde un primer momento blanco de las críticas de, entre otros, la senadora demócrata Elizabeth Warren, que integra la Comisión Bancaria del Senado, que dijo que era un error que HSBC eludiera el procesamiento luego de admitir que había hecho negocios con carteles de la droga y países parias.

El presidente de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, el republicano Jeb Hensarling, criticó en julio al ex fiscal general Eric Holder por sugerir primero a los legisladores que HSBC era demasiado importante para la economía global como para procesarlo y luego dar marcha atrás.

En el marco del acuerdo de 2012, HSBC pagó $1.900 millones, una multa récord en ese momento, y se comprometió a cooperar con las investigaciones del Departamento de Justicia durante cinco años. El banco se libró de esa manera del estigma de un antecedente penal en los Estados Unidos, así como de la amenaza de que podría perder el acceso a algunas de sus actividades bancarias institucionales más lucrativas en la mayor economía del mundo.

La cuestión del acuerdo de procesamiento diferido de HSBC no se ha planteado de manera formal entre los diferentes sectores del Departamento de Justicia que participaron en el acuerdo de 2012, entre ellos la fiscalía estadounidense de Brooklyn y el sector de lavado de dinero y confiscación de activos, según las personas familiarizadas con el tema. Cualquier decisión sobre una acusación contra el banco se analizaría con fiscales de esas unidades, dijo una de las personas.


Ver comentarios