Enviar
Economías emergentes sortearían crisis


América Latina debe aprovechar el "momento" histórico" para participar en el proceso de construcción del nuevo orden financiero mundial "porque son las economías emergentes las que pueden dar la salida a esta crisis", declaró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.
"Estamos viviendo un momento histórico. El G-7 (el grupo de los siete países más ricos) no puede solo. Hoy por hoy son las economías emergentes las que tienen la palabra", aseguró.
Alicia Bárcena (sustituyó en julio pasado al economista argentino José Luis Machinea al frente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), tras haber sido jefa del gabinete del anterior secretario general, Kofi Annan, y haber impulsado la reforma administrativa de la ONU como secretaria general adjunta.
En entrevista con Efe, Bárcena destacó que "América Latina tiene un papel muy importante" y recordó que tres países de la región (Brasil, México y Argentina) participaron en la cumbre del G-20, celebrada el pasado día 15 en Washington.
La CEPAL ha rebajado del 3 al 2,5 % su previsión de crecimiento de la región para el próximo año, pero destaca que a diferencia de ocasiones anteriores, en esta América Latina en general está mejor preparada para afrontar la crisis gracias a la disciplina fiscal, la regulación de los sistemas financieros y la estabilidad macroeconómica.
Aunque "el enfriamiento de las economías supondrá un cierto equilibrio para la inflación", la Comisión advierte del impacto social de la crisis, que además pone en riesgo uno de los principales Objetivos del Milenio: reducir la pobreza a la mitad para el año 2015, algo que la región ya había alcanzado en un 90 %.
"Lo más difícil de la crisis es cómo se va a traducir en desempleo y cómo va a afectar a los programas sociales en la región", señaló Bárcena, quien recordó que en los últimos años, América Latina había logrado una disminución del desempleo del 7,7 %.
Para hacer frente al crecimiento del desempleo y la informalidad laboral, la responsable de la CEPAL propone que los gobiernos impulsen programas de rescate para las pequeñas y medianas empresas, que son las que absorben la mayor parte de la mano de obra.
"Nuestras democracias en general pueden ser frágiles si no se logra que la población en su conjunto tenga acceso a los bienes mínimos", alertó.
A juicio de Bárcena, es necesario proteger el gasto social y que haya más solidaridad, mediante un pacto en materia fiscal.
"La tributación en América Latina es muy baja. La sociedad latinoamericana tiene que pensar que no sólo depende de las fuerzas externas. Las clases más ricas deben solidarizarse con las más pobres a través de una política fiscal", enfatizó.
Bárcena sostuvo que la crisis no tiene por qué suponer una vuelta al proteccionismo económico y un descontrol del gasto público.
"El proteccionismo es un hecho a nivel mundial, por eso muchos países están insistiendo en que se concluya la Ronda de Doha de comercio, es decir, que realmente el mundo no sufra un retroceso en lo que ya se ha avanzado y que en todo caso se avance todavía más eliminando subsidios".
Además, la secretaria ejecutiva de la CEPAL se mostró optimista respecto al impacto de la crisis en las reformas estructurales pendientes en algunos países.
"Esta crisis muestra que es necesario moverse más rápido en algunas reformas", señaló Bárcena, quien puso como ejemplo la reciente aprobación en México de una inversión en materia de infraestructura por valor de $5 mil millones.
"Algunas reformas se van a ver incluso aceleradas (...), y eso va a ser un apoyo muy importante para la creación de empleo, para la pequeña y mediana empresa", subrayó.
La máxima responsable de la CEPAL no cree que los gobiernos de la región vayan a recurrir a la nacionalización de los sistemas privados de pensiones para suplir la carencia de financiación externa.
"Hay que analizar cada caso por separado, no creo que esto vaya a ser una cuestión genérica, ni muchos menos", comentó al ser preguntada por la medida adoptada recientemente por el Gobierno argentino.
"Lo más importante en los sistemas de pensiones no es quién es el dueño, sino en qué se invierte el dinero de los contribuyentes", agregó Bárcena, quien puntualizó que estos fondos no constituyen necesariamente una solución a la necesidad de financiación externa, porque están en moneda local.
Chile
EFE
Ver comentarios