Durman Esquivel compra empresa colombiana
Enviar
A través de subsidiaria en Suramérica, compañía se adueñó de Celta
Durman Esquivel compra empresa colombiana

• Compra se realizó a través de Tuvinil, subsidiaria del grupo costarricense

Karen Retana
[email protected]

A través de una estrategia basada en la compra de empresas, el grupo Durman Esquivel se ha fijado como meta liderar el negocio de tuberías en Colombia.
Muestra de ello es que la firma costarricense amplió su participación de mercado al adueñarse de las operaciones de la compañía Celta, dedicada a la extrusión de tubería y perfilería de PVC.
La adquisición se realizó a través de su subsidiaria Tuvinil S.A., también de origen colombiano.
Dicha compañía ganó la subasta pública para la adquisición de todos los activos productivos de la compañía ubicada en Barranquilla.

Celta formaba parte de Amanco, compañía que fue adquirida por la mexicana Mexichem.
Por disposiciones del Gobierno colombiano, la firma debió subastar la empresa como medida para evitar una posible concentración en el mercado de PVC.
“El mercado colombiano está en un proceso de crecimiento y la subasta se presentó como anillo al dedo”, señaló Mario Gómez, director financiero de Durman.
El atractivo de este país suramericano para las operaciones de Durman es que constituye el tercer consumidor de PVC en Latinoamérica, detrás de Brasil y México.
Tras la compra, la firma costarricense pasa de un 12% a un 18% de participación en ese mercado.
En primer lugar se encuentra Amanco, con un 50% aproximadamente, por lo que Durman se disputa el segundo lugar con el Grupo Gerfor, empresa colombiana dedicada a la producción y comercialización de tuberías y accesorios de
PVC, entre otras actividades.
Otro de los beneficios que trae la compra para Durman es que le permite expandir su cobertura en territorio colombiano. La empresa tendrá una tercera planta de fabricación en Barranquilla que se sumará a la de Bogotá y Cartagena y con ellas podrá brindar un mayor servicio a los clientes.
La compra se dio a conocer a través de un comunicado emitido a la Superintendencia General de Valores.
La adjudicación definitiva está en proceso de aprobación por parte de las autoridades correspondientes y se espera se dé en las próximas semanas, sostuvo Gómez.
La incursión de la compañía costarricense en suelo colombiano se inició en 2003 con la compra del 50% de las acciones de Tubotec, y posteriormente negoció con el Grupo Industrial Colombiano el 50% restante el cual significó una inversión de $3,3 millones.
A esta adquisición se sumó a la realizada en enero de 2004 con la compra de la también colombiana Tuvinil S.A., dedicada a la manufactura de tubería y accesorios de PVC.

Ver comentarios