Dinero plástico toma fuerza
Enviar
Saldos de tarjetas de crédito aumentaron un 21% el último año
Dinero plástico toma fuerza
Tras dos años cautelosos, bancos reportan un crecimiento en los tarjetahabientes

En el último año el uso de tarjetas de crédito experimentó un crecimiento que inyectó mayor vigor al negocio.
A enero pasado, el aumento en los saldos de los tarjetahabientes fue del 21%. Mientras que el periodo 2009-2010, la variación fue de un 6%.

Los datos de los 14 principales emisores, con excepción de BCT que no brinda información, revelan un saldo en crédito de ¢482 mil millones, ¢84 mil millones más que en enero de 2010.
Hay varias explicaciones para este cambio. La primera es que los consumidores empezaron a ganar confianza en la economía, tras la crisis.
Esto generó el aumento del consumo vía tarjeta de crédito. Sin embargo, la prudencia sigue, porque el comprador ha percibido la recuperación, pero esta será lenta y prolongada.
La apreciación del colón frente al dólar consiguió que la sensación de bonanza entre las personas impulsara las compras.
Otra posibilidad es que algunas familias estén intentando sortear su situación financiera con endeudamiento a muy corto plazo, sin prever el efecto posterior por los altos intereses.
El mayor dinamismo en la economía fue confirmado por el sector comercio que, en los dos primeros meses del año, reportó un crecimiento del 3% en el consumo.
El incremento registrado fue, principalmente, en productos importados, visitas a restaurantes y compra de ropa.
Por negocio, el grupo BAC San José y BAC Credomatic mantienen la mayor cuota de mercado de tarjetahabientes con el 30%.
Pero, en el último año, cedió terreno frente a otros competidores, en especial, Citibank de Costa Rica que ahora acapara un 12%, frente al 9% que poseía en enero de 2010.
De los bancos estatales, el Nacional es el que posee mayor cuota del negocio de tarjetas de crédito con un 12%. Es de resaltar el proceso seguido por el Banco de Soluciones (Bansol), que a pocos meses de haber salido al mercado posee un 8,7% de la cuota.
El reporte de los emisores es que la mala situación económica consiguió una bajada en las transacciones usando el plástico.
En el último año hubo una recuperación. “La crisis no ha afectado el tema de débito. En tarjetas de crédito sí presentó una tendencia a disminuir el ritmo”, afirma Jorge Bonilla, director de Banca Personal de la Subgerencia General Comercial del Banco Nacional.
Pero en 2010, comenzó una evolución positiva que los insta a pensar que en los próximos dos años serán similares.
Un estudio de MasterCard mostró que, el año pasado, tuvo un aumento de un 17% en las operaciones a través de sus tarjetas.
“Podemos confirmar que nuestras promociones y beneficios para tarjetahabientes nos han dado resultados muy positivos”, explica Gabriel Pascual, gerente senior de Tarjetas de Crédito y Débito de Scotiabank.
Otros emisores constatan que cada vez es más habitual el uso del dinero plástico, frente a las transacciones de tipo manual.
Por eso, las entidades refuerzan sus estrategias para conseguir mayor fidelidad de sus actuales clientes. Además de ofrecer nuevos productos a quienes les pagan el salario en determinado banco.
“Continuamos con las estrategias de programas de lealtad y beneficios para nuestros clientes principalmente en los programas de Descuentos a la mano, BCR-Plus (puntos) y Plan 0%, compra de saldos”, señala Errol Gamboa, gerente División de Tarjetas del Banco de Costa Rica.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios