Enviar
Dilma Rousseff, se convertirá en la primera presidenta de Brasil
Con una amplia diferencia de más de 11 puntos porcentuales sobre Serra, se coloca la banda presidencial

Dilma Rousseff será a partir del 1° de enero de 2011 la primera presidenta de Brasil luego de su triunfo en la segunda vuelta electoral, con el 55,7% de los votos, contra un 44,3% de José Serra, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB).
Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), logró este domingo una diferencia de más de 11 puntos porcentuales sobre José Serra, del Partido Social Demócrata Brasileño), de acuerdo con el Tribunal Superior Electoral (TSE).
La candidata oficialista llegó a la contienda apoyándose en la alta popularidad del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, para lograr mantenerse al frente de su adversario tras la frustración de la primera vuelta del 3 de octubre, cuando le faltaron poco más de tres puntos para ser elegida.
En la recta final de la campaña para el segundo turno, la petista subrayó que la lucha contra las desigualdades sociales y el acceso de todos los brasileños a una vida mejor son el verdadero foco del proyecto político iniciado en el gobierno del ex sindicalista, del que ella representa la continuidad.
“Para nosotros, la cuestión social no es un adorno ni un anexo del programa de gobierno. Es la base de nuestra gestión. Esa es la diferencia histórica y la nueva cuestión que colocamos en la agenda del país: que no existe como concebir el desarrollo sin colocar como indicador la mejora en las condiciones de vida de la población brasileña”, afirmó.
Nacida en el estado de Minas Gerais en el seno de una familia de clase media formada por un inmigrante búlgaro y una brasileña, tiene una trayectoria marcada por su militancia contra la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985, y por su actuación en el servicio público a partir de la redemocratización.
En su juventud participó en las organizaciones armadas de la resistencia al régimen de facto conocidas como Colina (Comando de Liberación Nacional) e VAR-Palmares (Vanguardia Armada Revolucionaria), fue presa, torturada y pasó tres años en prisión a comienzos de los años 70.
En los últimos años de período militar, Rousseff luchó por la amnistía para aquellos ciudadanos que habían perdido sus derechos civiles y habían sido perseguidos por el gobierno, participando en la fundación del Partido Laborista Democrático (PDT) en el sur del país. Al lado de figuras históricas de la política brasileña, como Leonel Brizola, actuó de forma decisiva en el movimiento llamado Diretas Ya, la mayor movilización civil de la historia reciente brasileña que culminó con el regreso de la democracia.
Tras haber estudiado Economía, ocupó a fines de la década de 1980 la Secretaría de Minas y Energía del gobierno de Rio Grande do Sul, lo que le dio proyección nacional en esa área y la mostró como una gestora eficiente.
Afiliada al PT desde 2001, fue ministra de Energía durante el primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva a partir de enero de 2003, implementando una amplia reforma en el sector, y ocupó la jefatura de Gabinete del gobierno desde junio de 2005.
En ese cargo, tuvo bajo su mando las principales acciones del Ejecutivo en el segundo mandato del ex sindicalista, destacándose la coordinación del PAC, el ambicioso plan de inversiones en infraestructura de saneamiento, viviendas, transporte, energía y recursos hídricos.
Las obras previstas para la Copa del Mundo de Fútbol 2014 y para los Juegos Olímpicos Rio de Janeiro 2016 en puertos y aeropuertos también están incluidas en la segunda versión del programa, que deberá ser implementada a partir del año próximo.
Ella lanzó también programas estratégicos como Mi Casa, Mi Vida, el mayor plan de viviendas de la historia brasileña, con previsión de un millón de nuevas residencias, y el Luz para Todos, que ofreció energía eléctrica a más de 11 millones de brasileños en las zonas rurales y en las zonas periféricas de las grandes ciudades.
Durante su gestión en la presidencia del Consejo de Administración de la petrolera estatal Petrobras, Brasil alcanzó la autosuficiencia en la producción del petróleo y fueron descubiertos tres grandes campos en la capa submarina pre-sal, que podrían convertir al país sudamericano en un gran exportador de crudo.
En abril de este año, dejó la jefatura de gabinete para postularse a la sucesión de Lula da Silva en el Palacio de Planalto por iniciativa del propio presidente.
Divorciada, madre de una hija que el mes pasado le dio su primer nieto, en 2009 Rousseff tuvo que ser sometida a tratamiento contra un cáncer en el sistema linfático.

Brasilia/Xinhua

Ver comentarios