Logo La República

Jueves, 23 de septiembre de 2021



ÚLTIMA HORA


Diez millones de personas al año morirían por resistencia bacteriana para el año 2050

Elizabeth Rodríguez elizabethrodriguez.asesora@larepublica.net | Lunes 26 julio, 2021 11:00 am

pastillas antibióticos
Archivo/La República


Tomar antibióticos sin receta médica, de forma innecesaria por un dolor de garganta o de oído, podría generar resistencia bacteriana, la cual llevaría a la muerte a diez millones de personas todos los años a partir del 2050, según proyecciones de la Organización Mundial de la Salud.

Si esto llegase a suceder, cada tres segundos fallecería una persona en el mundo.

Y es que consumir antibióticos que sobraron de padecimientos anteriores, o aceptar estos medicamentos de terceros, es de los errores más comunes que cometen las personas cuando consideran tener una infección, por presentar síntomas similares cuando estuvieron enfermos.

Lea más: ¿Se automedica cuanto tiene gripe? Esto lo hace más resistente a la infección

Este tema se ha convertido en un asunto de preocupación mundial porque una resistencia bacteriana a los antibióticos, convertiría los procedimientos comunes y seguros como las cirugías, en situaciones de alto riesgo.

Actualmente, cerca de 700 mil personas fallecen por esta razón cada año, indican los datos de la OMS, la cual asegura que la resistencia a los antibióticos incrementa los costos médicos, prolonga las estancias hospitalarias y aumenta la mortalidad.

“Los antibióticos son recetados con días exactos y en las dosis justas para garantizar la erradicación de la bacteria y alcanzar la mejoría clínica, por lo tanto, si las personas se apartan del esquema, los toman sin control o los dejan incompletos, pueden causar daño y resistencia al tratamiento”, indicó Jorge Chaverri, infectólogo del Hospital Calderón Guardia.

Con lo anterior, la Caja ha detectado una tendencia en el crecimiento de la demanda (3.4%) y de la inversión (4.9%) de estos medicamentos en los últimos tres años. El reporte del 2020 representó un costo para el sistema de salud de ¢4 mil millones.

Lea más: Franggi Nicolás propone eliminar “abusivo” cobro de medicinas

Entre los antibióticos más comunes, utilizados por los costarricenses, se encuentran la cefotaxima, la ampicilina, y la clindamicina.

La institución le solicita a la población a cumplir al pie de la letra las indicaciones de los especialistas y consumir antibióticos únicamente cuando el médico los recete. Otro aspecto muy importante es el de terminar el tratamiento prescrito, aún cuando ya se sienta bien de salud.


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.