Desperdicio de comida compromete la alimentación del futuro
Un tercio de los alimentos producidos para consumo humano se pierde o se desperdicia. Shutterstock/La República.
Enviar

Según proyecciones de la FAO, para alimentar a la población en 2050 se debe aumentar la producción de comida en un 60%. Sin embargo, la tendencia actual dicta que un tercio de los alimentos producidos para consumo humano se pierde o se desperdicia. Por lo que la seguridad alimentaria se torna una tarea aún más complicada.

Como respuesta a esto el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura cuenta con una Metodología de Evaluación de Cadenas Agroalimentarias (MECA), con la que analiza los componentes de las cadenas agroalimentarias para reconocer las deficiencias e identificar los medios para resolverlas.

“Esperamos contribuir a mejorar la eficiencia de las cadenas agroalimentarias, el objetivo es aumentar su competitividad y sostenibilidad a través de la disminución de las pérdidas de alimentos, como una forma de apoyar al logro de la seguridad alimentaria y nutricional de los países”, aseguró Karol Alpízar, una de las encargadas del MECA.

MECA será de particular utilidad para instituciones que busquen una mejora sistemática dentro de las cadenas agroalimentarias existentes.

En países de ingresos medios o altos, el mayor porcentaje de pérdidas de alimentos ocurre en los procesos de distribución y consumo, mientras en países con bajos ingresos, como muchos de América Latina y el Caribe, estas son mayores en las fases de precosecha, cosecha y poscosecha.
 

Ver comentarios