Enviar
Desde Pekín
Primera impresión

Luis Alberto Muñoz
[email protected]

Las olimpiadas sin dudas han puesto toda la atención del mundo sobre China, y esta oportunidad está siendo aprovechada por el gigante asiático para demostrar sus avances.
Tengo el privilegio de ser testigo ocular por una semana del ambiente que se vive desde Pekín en torno a las justas.
Por venir de un país donde lo relacionado con la construcción de obras públicas cuesta demasiado, el primer impacto que se recibe al entrar a la capital china es su ostentosa y creciente infraestructura.
La impresión inicial está en la puerta de la casa. El Aeropuerto Internacional de Pekín, con su colosal expansión muestra futurismo en las salas diseñadas por Norman Foster, que evocan el Feng Shui con una mezcla de colores tradicionales y el modernismo.
La estructura de la recién inaugurada Terminal 3 vista desde el aire, asemeja al mítico dragón volador, espíritu de su cultura, el cual desde adentro se intensifica con un cuerpo de acero y vidrio que maximiza la entrada de luz e impone su dimensión majestuosa.
La modernización de este Aeropuerto fue concluida según el calendario a tiempo para las olimpiadas y se encuentra por encima de muchos de Europa, Norteamérica y Asia.
Tomando en cuenta el triste caso de Costa Rica y los cuatro años de atrasos en el Juan Santamaría, se puede entender cómo una terminal aérea refleja hacia el resto del mundo la capacidad interna de un país para llevar a su pueblo al desarrollo.
Pekín no solo es el aeropuerto, el resto del planeta es testigo de los emblemáticos edificios construidos para las justas.
El diseño de estas sedes no desentona en una urbe que atrapa al visitante con un contorno de rascacielos que tientan la gravedad y la imaginación.
Todos los rincones se encuentran cuidadosamente adornados con los símbolos olímpicos y a pesar de no portar acreditaciones, se siente en el contacto con la gente un esfuerzo por crear un ambiente amistoso.
Espero poder transmitir el entusiasmo y alegría que irradian las justas olímpicas donde, al igual que en el deporte, también la política y la cultura intentan dar lo mejor.
Ver comentarios