Enviar
Desaparecer el “no se puede”
La periodista y diplomática Nora Ruiz comenta sobre el papel de la radio

¿Cree usted que ha evolucionado la radio en el país?
Sí, notablemente. Hay nueva tecnología y equipos. Los celulares, solo para citar un ejemplo, incorporan radio al igual que gran cantidad de dispositivos en todos los órdenes de la actividad humana y social. La radio se expande, se dinamiza, se enriquece con la interacción en redes sociales, con señal en la Web para el mundo entero, y la inmediatez le gana a cualquier medio de cualquier índole. En el Grupo Columbia se maximizan todas estas innovaciones para ofrecer al oyente la gama completa de su interés.

¿Podría desaparecer la radio dada la gran cantidad de medios virtuales?

En absoluto; la radio es sonido, aparatos receptores, automóviles, computadora, es también lectura, es medio virtual con audio, vídeo, letra y comunicación de doble vía con el receptor del mensaje. Es el único medio que permite hacer otras tareas simultáneamente. Pero, además, en lo que corresponde al desempeño periodístico radiofónico, la gente siempre busca al profesional, a la noticia en la voz de quien la protagoniza, se identifica con el estilo del reportero y deriva de él o de ella la seriedad profesional en el informe noticioso, la interpretación periodística que orienta y permite comprender mejor la información y los eventos del mundo y del país.

¿Cuál es el mayor reto que enfrentan las radioemisoras?

El abanico de numerosos elementos que están en la oferta al oyente y lector. Calidad, sonido impecable, profesionalismo, credibilidad, serán siempre cartas fundamentales para la preferencia del público. Actuar simultáneamente en la Web, en el celular, en la onda radiofónica y, fundamentalmente, con un gran contenido.

Como comunicadora, ¿qué opinión le merecen los juicios mediáticos de los expresidentes?

Inevitables por la prominencia de los actores, pero faltó, en algunos, equilibrio y objetividad.

¿Cuál es su opinión sobre la labor de la presidenta Laura Chinchilla?

Una persona valiosa, pero ha de reforzar el equipo y cambiar piezas para poder delegar, de lo contrario no podrá con todo. Prometió y debe cumplir sin condicionarlo todo al paquete fiscal.

Y como diplomática, ¿cómo ve la situación con Nicaragua?

Las “piñatas” sandinistas y de gobiernos de otro signo constituyen el caldo de cultivo de la siempre mala situación económica que vive esa nación tan bella y rica en recursos inutilizados.

¿Cómo calificaría la situación general del país?

Podría ser mucho mejor si las promesas por una tramitología ágil realmente se concretaran y si desaparece del idioma nacional el “no se puede”.

Sofía Ramírez
[email protected]

Ver comentarios