Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 8 Mayo, 2015

Hay que poner término al déficit. Reducir el gasto en unos dos puntos del PIB y aumentar la recaudación en un punto en 2016 y otro tanto en 2017

Sinceramente
Déficit fiscal

El señor Presidente de Costa Rica ha señalado en su mensaje del primer día de mayo, que el problema más apremiante del país y la prioridad fundamental de su gobierno es atender el déficit fiscal. Le asiste en esa apreciación todo argumento y toda la razón del mundo. El déficit fiscal podría llegar a desestabilizar la economía de Costa Rica y esto traería consecuencias imprevisibles.
Hay que dar todo apoyo y asistencia al señor Presidente en esa prioridad suya y en las razonables propuestas que para solventar ese déficit, él y su gobierno hagan al país. ¡Él debe liderar con el ejemplo!
Costa Rica ha venido por muchos años aumentando su deuda, para seguir gastando cuando no alcanza la recaudación de impuestos. Nadie, país, persona o empresa pueden gastar más allá de los ingresos indefinidamente. ¡El Presidente debe ejercer su liderazgo para bajar el gasto!
¿Cómo cubrir los gastos y no tener déficit? Creo que cuando a una entidad no le alcanza el ingreso, lo primero es analizar los gastos y reducir los mismos. Luego es analizar las duplicaciones de competencias, proyectos y programas, así como su vigencia social. Es claro que un programa no es para siempre. Las cosas nacen y mueren, pero en Costa Rica los programas fuera de época, foco y prioridad se niegan a morir y ser cerrados.
Las funciones y objetivos de las instituciones del Estado deben analizarse para justamente acabar con aquellas que perdieron su razón de ser. Lo primero en la campaña contra el déficit fiscal es la reducción del gasto y el control de los disparadores del mismo. Se impone una reforma del Estado. ¡Que hablen los hechos, no las palabras!
Una Ley de Empleo Público debe venir a poner orden en los sueldos, salarios, pluses y escalas de salarios en el sector público. A mayor responsabilidad, autoridad y profesionalismo, mayor remuneración dicta la lógica, pero en Costa Rica se ha perdido esta.
¡Pensiones con cargo al erario! Este es otro de los temas serios de tratar. Pensiones millonarias con cargo a los impuestos las conceptúo un abuso y un gasto socialmente regresivo. Convenciones colectivas, por deseables y justas que sean estas, no deben ofrecer garantías que no sean basadas en la buena fe o que el Estado no puede pagar.
¿Alimentos gourmets en Casa Presidencial? ¿Con un millón doscientos cincuenta mil personas comiendo una vez al día? ¿Viajes? ¿Autos de lujo? El liderazgo y los hechos hablan más que los discursos. Pedir impuestos en gasto innecesario o malgastando no se vale. Hay gastos que son símbolos. ¡Que hablen los hechos y no las palabras!
Hay que poner término al déficit. Reducir el gasto en unos dos puntos del PIB y aumentar la recaudación en un punto en 2016 y otro tanto en 2017 para acercarnos a una solución gradual, razonable y conveniente a todos. No hay que esperar. El Presidente tiene razón debemos luchar contra el déficit fiscal. Ya hablaremos luego de los impuestos.


Profesor

Emilio R. Bruce

[email protected]