Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 1 Diciembre, 2014

Ejecuten ese presupuesto; sean innovadores, devuelvan la confianza a quienes producen riqueza, distribúyanla con equidad


...desde Moncho

Dear ministers

Estimadas señoras, señores:
No soy miembra de ningún Poder de la República, no presido ninguna Comisión Legislativa (resulta obvio, no soy diputada), no soy fundadora, ni militante del partido político que los llevó a ocupar cargos que hoy ustedes ejercen; no tenemos nada que nos una, excepto la Patria que habitamos.
Me atrevo a escribirles, porque leo que otros lo hacen, ellos violentando el principio de independencia de poderes, desafiando abiertamente al presidente Luis Guillermo Solís. Yo, solo soy una ciudadana más, no me anima la disputa del Poder.


En las últimas semanas se ha intentado desestructurar el Estado de Derecho. Los que no ganaron las elecciones en las urnas, los que no pusieron sus nombres bajo el escrutinio de las y los ciudadanos, pretenden gobernar vía presupuesto de la República.
Es evidente la estrategia de cercenar potestades al Presidente de la República. El mandatario Solís Rivera, ha respondido asumiendo el control del Poder Ejecutivo, desde una estrategia legislativa, que ha dejado a unos y otros en modo estupor.
Ignoro si la decisión del presidente del Directorio Legislativo Henry Mora, está apegada a la legalidad. Eso lo resolverá la Sala Constitucional, si se envía para la consulta facultativa; no obstante teniendo plazo para votar el presupuesto desconozco si la Sala le dará trámite. Lo que sí sé, es que un recorte cercano al 2% del PIB al presupuesto nacional afectaría programas sociales indispensables.
El Presidente ha solicitado que ejecuten el presupuesto; como ciudadana coincido con él. La Contralora General de la República ha denunciado que se subejecutan ¢200 mil millones. Eso es grave.
La amenaza de recortar el presupuesto a programas esenciales para el funcionamiento del Estado, entre esos algunos vitales para centenares de familias pobres, era una sinrazón de políticos que ofrecieron combatir la pobreza. ¿No es eso antiético? Existen familias costarricenses, que sin la ayuda del Estado difícilmente salgan adelante. Ciertamente la nueva estrategia debe ser “enseñarles a pescar”, pero mientras tanto tienen que comer, tener techo y abrigo digno.
Todas, todos los costarricenses anhelamos una gestión de gobierno transparente. No queremos despilfarro; exigimos que se reduzcan viajes al exterior, consultorías innecesarias… la ministra de Planificación Dra. Olga Marta Sánchez, probó que se puede diseñar un Plan Nacional de Desarrollo, sin asesorías ni consultorías externas. Marquen ustedes la diferencia, demuestren a este país que es posible la austeridad, la disciplina fiscal.
Ejecuten ese presupuesto; sean innovadores, devuelvan la confianza a quienes producen riqueza, distribúyanla con equidad. Sean honestos, transparentes, leales con el pueblo y con quien los escogió para acompañarle en esa enorme tarea que tienen frente a ustedes.
No teman a las grandes empresas periodísticas, son de pocos… el pueblo es más.

Iris Zamora