Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


De Cal y de arena

Alvaro Madrigal [email protected] | Jueves 01 noviembre, 2007


De Cal y de arena

Alvaro Madrigal

En circunstancias no deseables ni envidiables le ha llegado la prueba de fuego. Y ha salido bien librado, con resultados posiblemente no imaginados ni por él mismo. Llegó al puesto por una decisión presidencial de esas que abundan en los días previos al inicio del cuatrienio, cuando hay que colocar amigos y colaboradores en un arco limitado de puestos que en unos casos exigen pericia profesional, en otros experiencia en la gestión administrativa y en todos habilidad política y honradez. Pero para dirigir la Comisión Nacional de Emergencia, ¿qué requisitos son exigibles? Para responder de seguro volveríamos la mirada al caso de don Jorge Manuel Dengo. Sin pretender encontrar una copia, de repente eso hizo el presidente Arias Sánchez cuando designó a Daniel Gallardo como presidente de la CNE. Haya sido así o no, sus resultados en el contexto de una situación muy difícil son encomiables y hay que reconocerlos a la hora de valorar su gestión. Abundantes y torrenciales lluvias que descargan por aquí y por allá su poder destructor en un estrecho espacio de tiempo, han puesto a prueba la capacidad de gestión administrativa de Daniel Gallardo, su liderazgo, su poder de convocatoria, su sentido de ubicación para estar donde tenía que estar en el momento indicado. Lo ha logrado con el respaldo de la experiencia acumulada por el personal de la Comisión y a pesar de los limitados recursos materiales… y de su inexperiencia inicial en el manejo de crisis. Lo hizo a pesar, también, de los celosos que en el seno del mismo gobierno le miran afanes electorales. Viene lo más difícil: la hora de las reparaciones de los daños (la prueba de ácido) y de la infusión del sentido de responsabilidad en las personas (la cuadratura del círculo), empresas ambas fuera del ámbito confiado a Gallardo. Vendrán más desafíos (¿el del volcán Turrialba?) pero ¿qué puede hacer la CNE si sigue la indiferencia del ciudadano y si los entes públicos que trabajan en paralelo a la Comisión no toman en serio la parafernalia de las contingencias? Ahí están, en gran deterioro, los caminos que se usarían para evacuar los vecindarios del Turrialba. Es el anticipo de un fracaso.

Me sumo a las denuncias y quejas que se han empezado a producir en torno a la calidad de los servicios de la red de televisión por satélite SKY, que se prestan en condiciones monopólicas y sin consideración alguna al cliente. Lo dejan “colgando” por días y por largas horas y hasta le sacan la firma de un “pagaré” plagado de falencias jurídicas que de nada vale alegar porque “así lo mandó la casa matriz desde México” y porque si no, no le prorrogan el servicio. Siga don Jaime Peña abriendo el micrófono de su programa en Radio Columbia a esas quejas para ver qué se puede lograr para sancionar las lindezas de los monopolios privados. ¡Ay, servicio al cliente: cuántos atropellos se cometen en tu nombre!