Enviar
Cumbre de FAO termina en desacuerdos

Representantes latinoamericanos y de organizaciones no gubernamentales criticaron resolución

Roma
EFE

La cumbre sobre seguridad alimentaria de la FAO terminó ayer Roma con la reiteración del compromiso de los Gobiernos de acabar con el hambre, pero con la contestación de buena parte de Latinoamérica y de la sociedad civil a la sinceridad de ese objetivo.
En la declaración final de la cumbre los líderes del mundo se comprometen, como ya han hecho en anteriores ocasiones, “a eliminar el hambre del mundo” y “a no utilizar los alimentos como un instrumento de presión política y económica”.
Además, “reiteran” que es “inaceptable que 850 millones sigan subnutridas” en el mundo y “reafirman el objetivo de conseguir la seguridad alimentaria a través de un esfuerzo constante para erradicar el hambre”.
Pese a tales promesas, varios Gobiernos latinoamericanos objetaron o criticaron la declaración final y más de doscientas organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales consideraron que la cumbre ha sido un “fracaso”.
El Gobierno de Argentina objetó el texto porque “considera que cuando se parte de diagnósticos equivocados no pueden surgir remedios apropiados, lo que sucede con esta declaración”.
Según el enviado de ese país, el texto no recoge el daño producido por “las políticas de subsidio a los cultivos para la exportación y las barreras a la importación” que imponen los países desarrollados.
El diplomático anotó que no se habla de esa cuestión pese a que muchos Gobiernos se han quejado de tales medidas e, incluso, lo ha reconocido el director general de la FAO, Jaques Diouf.
Argentina indicó que, en cambio, la declaración de la cumbre “sí hace referencia” a otras cuestiones que tienen mucho menos impacto.
Tras la objeción de Argentina, llegaron las críticas de Venezuela, que “lamentó” que en la cumbre “se haya perdido la oportunidad de luchar contra un flagelo que no es una crisis coyuntural”.
“La hambruna en el mundo es estructural y está vinculada a los modos de producción y de consumo”, comentó la enviada de Caracas, para quien la declaración “carece del más estricto y genuino espíritu humanitario”.
Tras criticar indirectamente a Estados Unidos, al señalar que el documento “es más de lo mismo: la política de dominación unilateral”, lamentó que Europa haya perdido en esta cumbre la posibilidad de “acompañar un espíritu humanitario del que dicen ser abanderados”.
Las criticas a la declaración continuaron con Cuba, país para el que el texto es “el resultado de la falta de la voluntad política de países del Norte para proponer fin al hambre de forma duradera”.
La representante de Ecuador, por su parte, afirmó que “son muchos los países que no están de acuerdo” y declaró que quería “decir que Venezuela, Cuba y Argentina no están solos”.
“Nuestro silencio no quiere decir que estamos conformes con lo que está ocurriendo”, añadió, antes de que en términos parecidos se expresaran sus colegas de Nicaragua y Bolivia, último país al que dio la palabra el presidente del plenario de la cumbre, sin que se pudiera conocer la opinión de otros países de la región.
Pese a la objeción Argentina y las críticas de los otros países latinoamericanos, ninguno de sus Gobiernos impidió la aprobación del documento, un gesto que “agradeció” el representante de Alemania.
La posición crítica de Latinoamérica no fue la única, ya que horas antes más de doscientas asociaciones y movimientos sociales representantes de la sociedad civil calificaron la cumbre como “un fracaso”.
Para esos representantes, la declaración final mantendrá un sistema alimentario mundial que “favorece la especulación” y “beneficia sólo a las grandes corporaciones”.
La FAO anunció que durante la cumbre sobre seguridad, algunos países se comprometieron a donar un total de $8.500 millones para la lucha contra el hambre en el mundo.
Según una nota de la FAO, los delegados de los países presentes en esta cumbre se “han comprometido para aumentar sus esfuerzos para la lucha contra el hambre y el desarrollo de la agricultura”.
Ver comentarios