Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 19 Junio, 2012

Crisis, déficit fiscal y recuperación

Roberto Mangabeira Unger es un filósofo teórico social y político de Brasil, ha escrito decenas de libros. Varios de los cursos que ha impartido en Harvard son de fácil acceso en Internet y en YouTube. Es considerado un pensador vanguardista de nuestra época y un gran crítico de la teoría económica keynesiana.
Aunque no comparto algunas de sus ideas, lo admiro por romper paradigmas y por llevar el análisis de la crisis más allá de la teoría financiera y económica.
Según Roberto Mangabeira, el actual debate sobre la crisis y la recesión posterior no ha abordado dos temas de gran importancia:
a. No es suficiente regular el sistema financiero: es necesario reformar las disposiciones institucionales que rigen la relación de las finanzas con la economía real, por lo que Hacienda se convierte en siervo, en lugar de maestro.
b. El vínculo entre redistribución y recuperación.
En pocas palabras, en CADEXCO nos sigue preocupando que para el Gobierno el principal tema sea la economía por sí misma; el déficit fiscal y el control de la inflación y no la recuperación económica como un medio para servir al costarricense, buscar su bienestar y su desarrollo. Aún peor, si ni siquiera están en discusión la recuperación y la redistribución, menos estará la relación entre ambas.
Estamos todos conscientes de que el déficit fiscal es un índice económico y no “El problema”, y por ello las soluciones hasta ahora planteadas son limitadas y con consecuencias preocupantes.
La única respuesta a la “necesidad de reducir el déficit” es la emisión de eurobonos. Emisión que garantiza cubrir el gasto del Estado por tiempo limitado y que, por supuesto, no resuelve el problema de fondo.
El ingreso de esos dólares en la economía obligará al Banco Central a dos cosas: a intervenir en el mercado de tipo de cambio para mantener la banda, lo cual sería muy costoso, por lo que el Banco Central ya anuncio que no lo hará; o a bajar la banda y permitir la reevaluación de la moneda. Lo anterior tiene como resultado el encarecimiento de las exportaciones de servicios y productos costarricenses en mercados internacionales y no necesariamente, la reducción en los precios de productos que consumen.
El encarecimiento de la producción nacional por razones monetarias tendrá como resultados la muerte de empresas, menos empleo y menos ingreso para el gobierno en el mediano plazo.
Otro aspecto preocupante es que la mayoría del crecimiento del crédito en el último año ha sido en consumo, crédito hipotecario y prendario y con el encarecimiento del colón, pérdida de trabajos e incrementos en tasas de interés muchos costarricenses pagarán muy caro la factura de la testarudez de seguir poniendo la economía por encima del costarricense.
Me pregunto si los diputados tomarán en cuanta estos aspectos antes de emitir su voto a favor o en contra de “los eurobonos”. A final de cuentas, ellos también serán responsables de las consecuencias junto con el Ejecutivo.

Mónica Araya
Presidente CADEXCO