Logo La República

Lunes, 26 de octubre de 2020



COLUMNISTAS


¡Crisis nacional!

Emilio Bruce [email protected]m | Viernes 13 marzo, 2020


Sinceramente


Con motivo del descubrimiento de la UPAD y de sus posteriores secuelas, del Call Center y del resto de las implicaciones que todo esto ha tenido, entre las que se destacan el allanamiento a Casa Presidencial, renuncia del ministro de la presidencia, de varios viceministros, del jefe de la UPAD, de la jefe de gabinete y de las causas judiciales abiertas, el país ha entrado en una profunda crisis de gobernabilidad y una aún mayor crisis política.

El señor Presidente ha llamado a don Rodolfo Méndez Mata para que junto a dos personas más ofrezcan solución a la organización de Casa Presidencial, muy puesta en duda en todas estas pasadas semanas. Resulta urgente el restablecimiento de la confianza y credibilidad en el país, o el empleo y la economía no crecerán de ninguna manera.

Curiosamente la comisión política del Partido Acción Ciudadana – con una percepción equivocada- ha objetado la designación de don Rodolfo y las anunciadas consultas a dos anteriores ministros de la presidencia que son recordados en el país como ejemplos de efectividad. Es comprensible que el PAC resienta que se llame a Don Rolando Laclé y a don Rodrigo Arias a consultas. Ellos dos fueron atacados por años y descalificados como “los mismos de siempre” y acusados de “todos corruptos” por el PAC cuando éste buscaba la eliminatoria de la legitimidad de la dirigencia democrática opositora. Han pasado ya dos gobiernos del PAC, los problemas se multiplican, los tribunales han condenado a personeros de ese partido por estafa y le han impuesto al PAC como pago al daño civil causado, una suma de cientos de millones de colones. Los nuevos y presuntamente capaces y honestos se han mostrado incapaces de organizar correctamente el gobierno. Algunos de los nuevos e íntegros han sido descubiertos y sentenciados por estafa al erario. El antiguo tesorero de dicho partido además ha hecho declaraciones incriminatorias para el fundador de ese partido. Es en consecuencia una situación de profunda crisis y de naturaleza inédita.

Siempre en los gobiernos del bipartidismo se tenía por útil la combinación de experiencia y juventud. Los ministros eran personas fogueadas y los viceministros individuos capaces y preparados que estaban junto a su mentor aprendiendo en la práctica el “arte de gobernar”. Así se formaron generaciones de excelentes ministros y viceministros y el país fue bendecido por tal fórmula. El PAC siguiendo el designio de retirar a todas las personas con experiencia instaló a individuos sin aquella. Jóvenes de 28 y 30 años desempeñan puestos claves sin experiencia previa ni mentoría de algún maestro.

En el tiempo las líneas gubernamentales de comunicación fueron variadas y en el caso de la oficina de leyes y decretos, ésta fue sustituida de hecho por un abogado jovencito designado asesor legal del Presidente. El decreto de UPAD no guardó las formas técnicas de rigor y los resultados no fueron satisfactorios. Aparentemente los procedimientos no se siguieron y quienes debían ser consultados no lo fueron. La experiencia es realmente insustituible en el arte de gobernar dada la complejidad de leyes, procedimientos, frenos y contrapesos.

¿Cómo no consultar a quienes antecedieron al último Ministro de la Presidencia? ¿Cómo no consultar a quienes fueron maestros en el arte de gobernar? ¿Cómo no oír sus puntos de vista y la resolución que ellos dieron a los problemas? Ellos no decidirán, pero quienes van a hacerlo contarán con el conocimiento de sus vivencias. Claro, la comisión política del PAC resiente que ese partido no haya podido aportar a nadie sustantivo a quien consultar. Quizás se adelantaron un poco en sus destempladas divergencias sobre la expresión manifestada por el señor Méndez Mata. Quizás debido a su propia inexperiencia plantearon mal a quién consultar. Probablemente habría sido mejor ofrecer personas de experiencia y criterio, preparación y capacidad dentro de aquel partido para ayudar al presidente en compañía del ministro Méndez. Decir que no, sin aportar nada de nada, ha profundizado la percepción de que el PAC carece de personas que puedan ayudar a corregir los entuertos y devolver al gobierno a una senda de corrección, eficacia y eficiencia. Rechazar sin proponer no se vale, aunque todos podamos comprender los sentimientos de frustración que afloraron detrás de la objeción de la comisión política del PAC.

El estado en general y Casa Presidencial en particular han crecido en funciones, han aumentado su personal, se han desenfocado de sus objetivos primigenios y claro está que a pesar de los funcionarios con juventud, preparación en excelencia y muy dinámicos, la falta de experiencia ha descarrilado el tren.

Simplificación, seguimiento de las leyes, transparencia, profesionalismo, sentido común y reflexión deben de mantenerse en todas las dependencias. La confianza y la credibilidad deben de ser restablecidas. Un prócer como el señor Méndez Mata que pasados los ochenta años recoge el guante y asume el reto de transformar lo que no funciona, afinar lo que no estaba en debido foco y dirigir un esfuerzo que debió haber sido emprendido por quienes hicieron lo posible y lo imposible por descartar a los mismos de siempre, debería ser apoyado irrestrictamente nunca censurado. Esa magna reorganización será llevada a buen puerto por el “viejazo” que es y ha sido don Rodolfo Méndez Mata.

Al gobierno se le acabaron las opciones. Puede no hacer nada, naufragar y con él también nuestro país, o hacer cosas con quienes saben hacerlas para sacar adelante al gobierno y a Costa Rica. El gobierno es de todos los costarricenses así que un llamado a quienes saben, aunque hayan militado en partidos adversarios del PAC, no solo es legítimo si no absolutamente conveniente, ya que detrás de esos consejos también vendrá otro intento de revitalizar un esfuerzo de gobierno de unidad nacional y de consenso. La comisión política del PAC bien puede aún sugerir nombres valiosos.

Bien por el señor presidente don Carlos Alvarado que está haciendo lo que debe de hacer. Hasta él hago llegar mi palabra de aliento y confianza en que para bien de todos ejecutará lo que tenga que hacerse en bien del país.


NOTAS ANTERIORES


Ni ingenuo ni mal pensado

Lunes 26 octubre, 2020

Hoy las condiciones tan difíciles que sufrimos en salud, en pobreza, en desempleo, en paz social nos obligan -aún más que siempre- a buscar el bien común

Gracias, por NO rescatarnos

Lunes 26 octubre, 2020

Pareciera que muy pocos han reparado en el significado de que en este momento Costa Rica, está pasando por un momento donde un grupo sin representatividad







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.