Enviar
Costa Rica pegó en Gales
Un seleccionado ordenado derrotó por la mínima a un rival que le resultó cómodo

Un gol tempranero y de excelente factura, nacido de una vertiginosa asociación entre Kenny Cunningham, Bryan Ruiz y Joel Campbell, resultó suficiente para que Costa Rica amarrara su segunda victoria consecutiva fuera de sus fronteras, en esta oportunidad ante el representativo de Gales, lo que abre las compuertas de la ilusión y la esperanza para la complicada serie eliminatoria que nos espera en el sendero hacia Brasil 14.
Cunningham, un dolor de cabeza para el carrilero izquierdo galés Adam Matthews, recepcionó pegado a la línea lateral, metió pase a Ruiz que venía en picada y el capitán habilitó en forma perfecta a Campbell, quien hizo un movimiento inteligente para quebrar la resistencia de Ahsley Williams y enseguida cruzó un remate seco y rastrero que venció la estirada del largo Lewis Price.
Pocos podían imaginarse que ese sería el único gol del partido, jugado en homenaje al ídolo local Gary Speed, trágicamente fallecido en noviembre pasado.
La combinación del gol madrugador con la falta de fantasía de un rival limitado y previsible, tanto o más que el fútbol que presentó todo el juego su mejor figura y capitán Craig Bellamy, estrella de un único movimiento, fueron suficientes para que la Selección Nacional se estacionara muy bien en la cancha y jugara del primero al último minuto con demasiada comodidad.
Gales fue un rival apetecible para los intereses de la Tricolor, poco o nada que ver con lo que nos espera en la cuadrangular que se iniciará el 8 de junio frente a El Salvador.
Sin querer restarle méritos al triunfo costarricense, podremos repasar 100 veces el vídeo de este juego y siempre se nos retratará un seleccionado galés poco o nada imaginativo, que no metió pierna, no presionó, no asfixió y más que todo, no presentó, fuera de su “viejo capitán” ningún otro jugador desequilibrante, fantasioso o que rompiera el libreto.
Se contentaron con ejecutar varios tiros de esquina, uno de ellos conectado al poste por la escalera Morrison y casi nada más.
Esto dio espacio a un muy buen partido de Costa Rica, que sirvió para reafirmar que con Jorge Luis Pinto, mago constructor de retaguardias, se mejora mucho en defensiva; se consolidan los centrales Umaña y Miller; Keylor Navas prueba que no lo afecta la falta de competencia, jugó muy bien de puños y le hizo un desvío a Hal-Robson Kalu sensacional, e igual se meten en el guion acertadamente otro par de cerraduras como Randall Azofeifa y Michael Barrantes.
Costa Rica sumó contra Gales otro buen accionar; ojo con la picardía que presentan por los costados de la cintura, Cunningham y Wallace, dos novedades de lo que bien podría ser el equipo titular hacia el Mundial, que supieron entenderse con Bryan Ruiz y Campbell, inteligentes y sacrificados.
Triunfo de altos quilates mentales más que futbolísticos que pudo ser mayor si el trallazo de Cunningham no pega en el poste y si Azofeifa y Oviedo mejoran la brújula.
Se triunfó en Europa y eso es meritorio; no cabe para nada escribir que fue un triunfo engañoso porque no lo fue; fue muy valioso y muy trabajado, de manera que Pinto pinta bien y todos contentos.

Fuente: Transmisión de los Canales 6 y 7
Gaetano Pandolfo
[email protected]
Ver comentarios