"Costa Rica es una economía dependiente"
Enviar
Diversificar producción atraería más inversión, aduce Mario Pezzini, director de Desarrollo de la OCDE
“Costa Rica es una economía dependiente”

Invertir en innovación y la competitividad, clave para atraer empresas



Fomentar la llegada de compañías foráneas de todos los sectores productivos es necesario para que la atracción de inversión extranjera no caiga.
La economía de Costa Rica en su mayoría depende de la producción de chips y microprocesadores para computadoras, dejando de lado otros nichos, de acuerdo con Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

En un informe sobre la política nacional de atracción de inversión extranjera, la OCDE revela una serie de fallas que comete el país y recomienda una serie de medidas.

¿Las acciones nacionales para atraer inversión extranjera son correctas?

Fue una verdadera estrategia de desarrollo que permitió sobrevivir la crisis de los 80; sin embargo, no ha evolucionado, en lugar de ser una política que incluya todos los sectores productivos, ha sido selectiva en el tiempo y ahora se encuentra un nuevo reto. En la actualidad hay una cantidad grande de países emergentes, que si bien son competidores, a la vez pueden ser socios.

¿Se carece de una política clara?

Costa Rica debe adaptarse al contexto actual.

¿Cuáles son los yerros de la estrategia nacional?

La inversión pública y privada en investigación, desarrollo y conocimiento está muy por debajo no solo del promedio de las naciones miembro de la OCDE, sino de países muy similares a Costa Rica como Irlanda.

¿Lo idóneo es que Costa Rica invierta al menos el 2,3% del PIB, como el promedio de la OCDE?

No hay un estándar, China invierte un montón, pero aún no alcanza los niveles de la OCDE.

¿Cómo se está en educación?

No está claro si la educación técnica es buena, probablemente no. En cuanto a educación superior se centra en disciplinas económicas y sociales.

¿Se ha errado en atraer empresas de maquila en lugar de fomentar la innovación?

Sí, claro, hay que ofrecer más que un simple ensamblaje, hay que ofrecer modificaciones de productos. La producción nacional se basa en gran medida a una sola empresa y una sola producción, Intel. Costa Rica es una economía dependiente y tiene que cambiar.

¿Los inversionistas buscan privilegios tributarios, costos bajos y mano de obra calificada?

La IED se está diversificando, hay alguna que permanece igual, mas hay otra que busca una cualidad del lugar. La atracción de ese lugar se basa en capital humano, disponibilidad de proveedores inteligentes y calificados, así como facilidades de infraestructura en cuanto a logística.

¿Qué debe ser hacer Costa Rica?

Necesita un liderazgo fuerte, una coordinación estatal para combinar una mayor inversión en investigación, desarrollo y conocimiento, junto a una mejora en la educación y competitividad industrial. Tiene además que pensar en nuevos impuestos.
Debe establecer una estrategia clara a perseguir, reducir los trámites burocráticos y mejorar su competitividad.

En esta nueva fase, ¿cuáles aspectos hay que considerar?

Se necesitan capital, proveedores inteligentes; se necesita innovación, evolucionar. Antes los proveedores eran empresas que hacían al precio más barato un producto totalmente diseñado por el cliente. Un proveedor hoy, es una empresa donde el cliente va y dice: tengo un problema, cómo me lo solucionan y a qué precio. Quien tiene la capacidad de afrontar un problema y crear soluciones, es un innovador por definición.

¿Se ha avanzado en ese sentido?

En algunos aspectos sí, como haber solicitado ayuda a la OCDE para conocer el estado actual de su IED y crear un Consejo de Competitividad que lo lidera la propia Presidenta, esto es crucial, porque la coordinación entre ministerios no es fácil en ningún país.

¿Hay un tiempo máximo en el que se debe dar un giro para no verse rezagada?

Es muy difícil saberlo, depende de la coyuntura internacional. Aunque hay otras naciones emergentes muy similares que podrían superarla, tal es el caso de Tailandia e Islandia.

Natasha Cambronero
[email protected]


Ver comentarios