Logo La República

Martes, 4 de agosto de 2020



NACIONALES


No descansan por alcanzar ese objetivo desde el 2013

Consumidores de Costa Rica continúa lucha por liberación del precio del arroz

En el 2014 estuvo cerca de liberarse el mercado, pero postergaciones dieron al traste con lo prometido

Redacción La República [email protected] | Lunes 03 agosto, 2020

Dos hombres bien vestidos
“Nuestra recomendación es acabar de forma gradual con la fijación del precio del arroz, iniciando con suprimir los precios piso para todas las calidades", indicaron Erick Ulate, presidente de Consumidores de Costa Rica y Gilberto Campos, vicepresidente. Esteban Monge/La República


Que los consumidores paguen precios menores por un producto fundamental como lo es el arroz, es un compromiso que esperan alcanzar desde Consumidores de Costa Rica.

“Nuestra recomendación es acabar de forma gradual con la fijación del precio del arroz, iniciando con suprimir los precios piso para todas las calidades, luego descartar los precios máximos a todas las calidades de arroz excepto la 80/20 y finalmente eliminar esta última fijación”, dijo Erick Ulate, presidente de Consumidores de Costa Rica.

Estos esfuerzos para que se emitiera un decreto liberando el arroz, no vienen de la noche a la mañana, pues, por ejemplo, hace siete años Consumidores de Costa Rica presentó una demanda contra el Ministerio de Economía por este mismo tema.

Incluso, ese decreto estuvo listo, siendo el punto más cercano de hacerse realidad entre noviembre de 2013 y febrero de 2014.

Lea más: OCDE coincide con la necesidad de eliminar fijación del precio del arroz

No obstante, este decreto sufrió dos postergaciones, lo que hacía que se aplicara hasta 2015 (cuando su fecha original era el 1 de marzo del 2014); entrada en vigencia que nunca se hizo realidad, a pesar del reclamo de múltiples países de la Organización Mundial del Comercio contra esta fijación que tiene Costa Rica, prácticamente única nación que la mantiene.

Y es que en ese momento los costarricenses pagaban un sobreprecio por ese alimento de hasta $70 millones anualmente, en estimaciones del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la UCR.

En 2015 la lucha no cesó, en especial porque en lugar de disminuir los precios a niveles del 2013, como se solicitaba, la rebaja no fue tan significativa y más bien se impuso un arancel del 62% en enero del 2015 al arroz pilado importado principalmente de Uruguay, para impedir que el bajo precio de la importación impactara el mercado nacional y se beneficiara al consumidor.

Si nos trasladamos a este 2020, el escenario se mantiene igual de complejo, con el atenuante de la pandemia del Covid-19; a pesar de la oportunidad que sería permitir que los expendedores de arroz realicen ofertas y regalías adjuntas en las bolsas en el momento de vender el producto, lo que sería un beneficio para aquellos más perjudicados, un decreto ejecutivo aún detiene que esto sea posible.

Lea más: “Es momento de abaratar la alimentación quitando aranceles”: Víctor Umaña, economista

“Luchamos en contra la decisión de prohibir las ofertas y las promociones en el arroz, conocido como bandeo; pues la decisión adoptada por Welmer Ramos siendo ministro de Economía, adujo que los bandeos eran una distorsión en el precio y los prohibió, esto atentó contra los legítimos intereses económicos de los consumidores porque beneficiaba a la población que más consume arroz los más pobres”, añadió Ulate.


NOTAS RELACIONADAS






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.