Conquistar burócratas sería arma de doble filo para PAC
“Pienso que durante esta administración hubo un acercamiento evidente con los trabajadores del sector público en materia salarial, donde se otorgaron incrementos por encima de la inflación”, dijo Antonio Álvarez Desanti, Precandidato de Liberación. Gerson Vargas/La República
Enviar

A menos de un año de las elecciones, el Gobierno trata de congraciarse con los empleados públicos; sin embargo, la estrategia sería un arma de doble filo para las intenciones de reelección del Partido Acción Ciudadana (PAC).

La estrategia rojiamarilla de defender los intereses de los funcionarios, considerando entre otras cosas la concesión de aumentos por encima de la inflación, mientras que la indefinición de Luis Guillermo Solís en cuanto a la ley de empleo público, más la percepción de que este Gobierno es un defensor de los abusos salariales.

La estrategia del gobierno PAC para reelegirse es reconocida por los precandidatos consultados por LA REPÚBLICA, pero confían en que a final, los votantes, incluidos los burócratas, ponderarán otros aspectos para definir su voto, como por ejemplo, los planes para reducir el desempleo y la inseguridad, así como para mejorar la infraestructura y las pensiones.

La ley de empleo público fijaría un tope de ¢5 millones para los salarios del sector público; asimismo, pretende limitar el pago de anualidades a la mitad de los burócratas por medio de un nuevo sistema de calificación y al mismo tiempo, se fijaría en un 2,6% el incentivo por año laborado, en vez del 5% o 7% que cobran los empleados de universidades y municipios.

Por otra parte, también se limitarían la dedicación exclusiva y la disponibilidad únicamente para el personal calificado y no a prácticamente todos los profesionales de las instituciones.

Las anualidades que se pagan a los empleados del Gobierno central están fuera de control, ya que en los últimos 11 años han aumentado un 58% más que los salarios.

Para 2017, cada burócrata recibirá en promedio unos ¢2 millones anuales por este plus, de acuerdo con el presupuesto, más del doble de hace diez años, una vez descontada la inflación.

Contraproducente

Precandidatos de diversos partidos, así como otros sectores, esperan que la estrategia del gobierno PAC de proteger a los empleados públicos, no le dé réditos electorales y que por el contrario, le afecte.

Antonio Álvarez
Precandidato
Liberación

La decisión del Gobierno de quitarle el respaldo a la ley de empleo público, no es otra cosa que evadir el debate de este importante tema.
Por otra parte, pienso que durante esta administración hubo un acercamiento evidente con los trabajadores del sector público en materia salarial, donde se otorgaron incrementos por encima de la inflación.
No obstante, considero que la gente no escoge un candidato únicamente porque un gobierno le dio una conquista determinada en cierto momento, y que por el contrario, a la hora de determinar la elección de voto, se ponderan muchas cosas.
Los costarricenses se darán cuenta de los problemas que estas decisiones generan.

Miguel Carabaguíaz
Precandidato
Unidad

Espero que la gente se dé cuenta de que si continuamos por esta vía de favorecer a algunos pocos, vamos hacia el despeñadero.
Desde el puro comienzo, este gobierno apuntó a ganarse la voluntad de los sindicatos y los empleados públicos, para que no hubiera protestas, no solo con los aumentos de salario por encima de la inflación, sino también al validar las huelgas en servicios públicos esenciales y por supuesto, al negarse a debatir con seriedad la ley de empleo público.
Vamos a ver qué pasa en la campaña.


Natalia Díaz
Precandidata
Libertario

La estrategia del Gobierno de conquistar a los empleados públicos para evitar huelgas, no será efectiva, ya que los costarricenses saben lo que significa el costo de los empleados públicos.
El Ejecutivo ha sido timorato en la discusión de los temas relacionados con empleo público, sabiendo que no afectaría a los funcionarios actuales.
No sé si directamente el Presidente tratará de mover la maquinaria del Gobierno durante los meses que le quedan de gestión, pero estoy casi segura de que en algunos mandos superiores y medios probablemente sí pasará.


Edgardo Araya
Precandidato
Frente Amplio

Todos los gobiernos han tratado de una forma u otra, de congraciarse con los empleados públicos y también con el sector privado durante el último año de administración.
Puede suceder que un funcionario público esté pensando en reelegir al PAC en el Gobierno, porque no le restaron sus pluses salariales, o bien, porque le dieron un aumento por encima de la inflación como debe ser.
En lo personal, pienso que esta administración no hizo nada diferente en relación con los otros gobiernos, para lidiar con las amenazas de huelgas y bloqueos, además de las demandas de los empresarios.

Franco Pacheco
Presidente
UCCAEP

El manejo de la convocatoria y el retiro del proyecto de ley sobre empleo público, fue un error.
La administración Solís Rivera pudo haberse puesto una flor en el ojal y haber dejado un importante legado en esta materia; lejos de haber atacado el proyecto de empleo público, pudo haber traído nuevas propuestas a la mesa para que se discutieran donde corresponde, que es en el Congreso.
Nos parece extraño, que ahora el Poder Ejecutivo esté convocando un nuevo proyecto en esta materia, cuyo contenido es similar en sus falencias al que el Gobierno retiró de la convocatoria.

Sin impacto

Los votos de los empleados públicos se ganarán en la campaña política y no serán el resultado de un apoyo del Gobierno a los burócratas.

José María Figueres
Precandidato
Liberación

No creo que el Gobierno haya tratado de congraciarse con los burócratas a la hora de debatir la ley de empleo público, ya que ese proyecto de ley nació muerto, pues nunca contó con el respaldo del Partido Acción Ciudadana, ni con todo el respaldo de Liberación Nacional.
Sin embargo, creo que este debate es importante, aunque no podemos pensar que los salarios de los burócratas son los únicos que generan el déficit fiscal en Costa Rica. Tampoco sería factor en elecciones.
Propongo crecer a un ritmo del 8% del PIB, lo cual generaría muchos empleos y la posibilidad de cobrar más impuestos.


Albino Vargas
Secretario
ANEP

Pensar que Solís gobernó para los empleados públicos es una conclusión política aventurada, superficial y poco inteligente, diría yo.
Lo que sí le puedo decir, es que nosotros sí vamos a hacer una campaña, para no votar por aquellas candidaturas presidenciales que pongan en peligro el empleo y la seguridad de los empleados públicos. Creo que nosotros saldremos a votar en masa, por quien no nos denigre.
No entiendo cómo dicen que hubo aumentos por encima de la inflación, ya que nosotros vivimos con el salario congelado durante la administración Solís.

Mayor velocidad

Las anualidades que se pagan en el Gobierno central aumentaron a un ritmo del 58% mayor que el salario en los últimos 11 años (cifras para todo el año, en millones de colones corrientes de 2016 para salario base y anualidad, aumento en porcentaje).

Año   Salario  Anualidad
2017   7,06   2,02
2016   7,07   2,03
2015   6,64   1,98
2014   6,40   1,65
2013  6,33   1,67
2012   6,21   1,52
2011   6,31   1,50
2010   5,84   1,31
2009   5,94   1,08
2008   4,30   0,95
2007   4,40   0,97
2006   4,10   0,95
Aumento% 72 114

Fuente Ministerio de Hacienda

Ver comentarios