Con la frente en alto
Decenas de seguidores del Cartaginés lloraron en las gradas del Fello Meza, después de que la posibilidad de campeonizar se esfumó por el tubo de los penales. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Con la frente en alto

Para los brumosos la final fue un intensa montaña rusa con un trágico desenlaceEse mismo espíritu hizo llenar el Fello Meza, con aficionados en las graderías y gramilla donde a través de ocho pantallas titánicas, todos siguieron el minuto a minuto del juego, solo faltaban 90 minutos para cumplir el sueño y nadie quería perderse aquello, la confianza afloraba en muchos de ellos.Ni siquiera el frío clima de la noche apagaba el fervor

201305270021260.a66.jpg
de los brumosos que lo mantuvieron aunque en menor grado hasta el fin, hasta que ya con el marcador en contra no se pudo más.Otros eran más recatados, tal vez por su experiencia en el fútbol. Jorge Ortega, gerente del Cartaginés, no tiraba las campanas al aire y afirmaba que aún no se podía hablar nada, el gesto del estadio era un regalo a la afición y nada más, pues nada estaba dicho aún. Tal vez algo presentía.Con los goles del Herediano los fantasmas de 73 años se posaron sobre todos, la fiesta se convirtió en un mar de dudas cercanas a la tragedia, que se acentuó con el tercer tanto en los tiempos extra.Las manos y las camisetas en la cara y hasta alguna lágrima aparecían como consecuencia natural, hasta que el gol de Andrés Lezcano les devolvió la ilusión. Allí los gritos del “sí se puede” y el “vive, vive”, reaparecieron hasta que los penales les dieron la espalda.Los cartagos vieron a su equipo luchar y no rendirse, un gesto que premió la afición, que aunque se fue desilusionada, no abandonó molesta el reducto, reconoció la gesta de su equipo.Tal vez ellos encontraron la manera más tolerable de perder y salir con la frente en alto, por lo que esperaron a sus jugadores hasta la madrugada en el parque de la ciudad.Esta juvenil generación de aficionados (los cuales dominaron las gradas) confía en no pasar la suerte de sus padres y abuelos y no transcurrir toda una vida para ver cristalizado el sueño de una provincia, ver al Cartaginés campeón.

Sergio Alvarado
Para La República


Ver comentarios