Con casta de campeón
Enviar
Con casta de campeón
Noe Mar McGonagle empezó a surfear a los dos años de edad y a sus 16, ya rozó una corona mundial

Una mejor ola, un poco más de suerte y Noe Mar McGonagle, el joven surfo de Pavones, hubiese sido el campeón mundial en la categoría Sub 16, en el último torneo del orbe que se realizó hace unos días en Panamá.
Muchos se hubiesen sorprendido entonces, pero para quienes conocen a este joven, es simplemente el resultado de muchos años sobre la tabla, cabalgando olas, practicando maniobras, arriesgando, lo que le ha servido para afinar su estilo, perfeccionar sus movimientos y convertirse en uno de los surfos con mayor proyección de nuestro país.

“La meta era ser campeón mundial, no se dio, hay que seguir entrenando fuerte para lograrlo”, dice con seguridad McGonagle, quien siempre ha sido entrenado por su padre Sean, y que asegura que “desde los dos años me ponían a surfear, y solo lo hago desde los seis años de edad”.
Pese a que es patrocinado por Quicksilver y Etnies, Noe Mar aún no tiene los recursos para participar en el circuito mundial, ahí donde está el más alto nivel, pero que se requiere mucho dinero para viajar; no obstante, él no quita la vista de ese objetivo, que sabe llegará en su momento.
Otro de sus propósitos es llegar a la meca del surf, Hawái, un destino inevitable para cualquier surfo, principalmente para los que sueñan en grande.
Aunque parezca mentira, Noe Mar tiene una hermana, Leilani, que con solo 13 años de edad ya se proyecta con más precocidad que él. Esta niña, ya ha dado qué hablar en torneos mundiales, por lo que, si juntamos a estos dos chicos se vislumbra en el McGonagle, a futuro, un apellido que le dé mucha gloria a nuestro país, como otrora fue el Poll, de Claudia y Sylvia.
Noe Mar les dedica a las olas, cuatro horas diarias sin tomar en cuenta el trabajo físico que realiza, y también tiene que dedicarle tiempo al estudio que lleva por Internet.
Como todo surfo, para él lo que hace no es un sacrificio, porque lo disfruta y recibe su recompensa cada vez que logra deslizarse y maniobrar sobre una ola; es ese momento cuando el surfo y el mar son una sola cosa, y se levanta el telón para el espectáculo.
José Ureña, presidente de la Federación de Surf, afirma que la camada de jóvenes que están asumiendo el protagonismo en el surf nacional, que ya de por sí tiene protagonismo y respeto mundial con los surfos más consagrados de nuestro país, habla de un futuro halagador para este deporte.
“A todos estos jóvenes que vienen atrás les faltan años y les sobran heats, porque vienen desde hace muchos años compitiendo”.
Además, señala Ureña, los surfos ticos tienen la gran ventaja de que participan en el Circuito Nacional, que está catalogado como de los mejores de Latinoamérica. “Algo muy bueno para ellos es que compiten desde muy chicos en categorías superiores, lo que los va afinando y levantando de nivel”.
Este año, aparte del Campeonato Centroamericano y de las fechas del Latinoamericano (ALAS) no habrá otro torneo internacional de importancia para los surfos nacionales, ya que la Federación Internacional de Surf (ISA) decidió no hacer el Mundial Mayor, que ahora será cada dos años. Lo que sí habrá será un mundial máster, en Nicaragua.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios