Competir en CTCC cuesta $60 mil por auto
Los vehículos tienen más de 600 componentes en la totalidad de sus piezas. Jean Carlo Castro/La República
Enviar

El Costa Rica Touring Car Championship (CTCC) es el campeonato de automovilismo más importante del país donde siete escuderías compiten por el máximo galardón que se disputa a lo largo de seis fechas durante el año.

Para ser parte de este certamen, que está en su segunda temporada, cada escudería debió pagar al menos $60 mil por cada vehículo que utiliza. Algunos equipos tienen dos y hasta tres monoplazas, lo cual incrementa el costo por participación.

“Los autos fueron ensamblados en el país en la primera temporada una única vez, ya que las piezas llegaron por separado. Tenemos diferentes proveedores, pero las piezas provienen en un 98% de Estados Unidos, los aros por ejemplo, vienen de Inglaterra”, comentó Pablo Otero, gerente del Circuito Grupo Sur, coordinador del evento.

Lo más caro de estos bólidos son el motor y el chasis, cada parte tiene un valor aproximado de $10 mil. Además, cada escudería es responsable de los costos causados por accidentes y repuestos en caso de reparación.

“Correr cuesta unos $60 mil por temporada, sin accidentes ni fallos mecánicos, por eso decimos que la suma realista es un poco más alta, ya que siempre hay altercados debido a la competitividad del evento”, añadió Otero.

Una de las partes más importantes del carro, y que requiere un cambio constante, son las llantas.

Por fecha, cada auto dispone de ocho llantas nuevas y cuatro de lluvia, que se entregan durante las prácticas el día anterior a la carrera. La vida útil de los neumáticos es de unos 80 kilómetros, equivalente a 35 vueltas en el circuito ubicado en La Guácima de Alajuela.

“Estas son completamente lisas, modelo F200 de Hankook y se diseñaron para una mejor adherencia a la pista. Al ser tan suaves, se desgastan fácilmente pero están diseñadas especialmente para carreras. Por año un auto puede utilizar hasta 68 llantas”, aseveró el director de la organización.

Entre los principales gastos que absorbe la organización está la gasolina y se encarga de llenar los tanques de combustible por tres razones.

“El peso de los vehículos debe ser el mismo para todos y ya tenemos la medida para cumplir este lineamiento, también lo hacemos por transparencia, para evitar que se añada algún aditivo al compuesto y además por seguridad”, añadió Otero.

La organización también provee el software de telemetría AiM, sistema que mide los diferentes elementos del vehículo por medio de una computadora.

Sin embargo, no cobra cargos por inscripción, únicamente se requiere que la marca compre el vehículo o vehículos que desee para garantizar un cupo.

En caso de que una nueva marca quiera participar, el Comité Director, conformado por miembros de la organización y representantes de las escuderías, se reúnen para aprobar con su voto, el ingreso de un nuevo integrante.

Del contrato original que se firmó en 2016, al CTCC le resta una temporada más, que arrancará a inicios del próximo año. En los próximos meses se evaluaría una posible extensión.

“Tenemos que evaluar por cuánto tiempo más vamos a prolongarlo, hay varios pilotos internacionales interesados en participar y estamos analizando la posibilidad de que equipos privados puedan ingresar para aumentar el parque de vehículos”, concluyó Otero.

 

Ver comentarios