Enviar
La competitividad entre pilotos del mismo equipo pone en riesgo los resultados para escuderías
Compañeros… y rivales
Las parejas han tenido un acomodo incómodo, poniendo en riesgo el ascenso al título

El final de temporada de Fórmula 1 tiene como atractivo la rivalidad que se está dando a lo interno de los equipos, ya que los pilotos de las escuderías se niegan a ser relegados y aspiran a una igualdad de condiciones en las competencias.
Esta competitividad a lo interno de casa puede incluso poner en riesgo el campeonato, en momentos en que ya el certamen se encuentra en su recta final.
El tema recrudeció en el Gran Premio de Alemania, cuando Felipe Massa recibió la orden de dejar pasar a su compañero de equipo, Fernando Alonso.
La diferencia en puntos entre ambos es bastante amplia, y Alonso está mejor posicionado. Ante tal circunstancia y la popularidad del asturiano, la escudería ordenó a Massa ceder su posición a Alonso, con el afán de catapultarlo en la tabla de posiciones.
Esta misma política de imponer a los pilotos órdenes para dar privilegios al favorito del equipo también se da en otras escuderías.
Estas prácticas molestan a muchos especialistas de este deporte, así como a aficionados que tienen simpatía con el piloto que la escudería no tiene como su favorito.
De esta misma forma trabaja por ejemplo el equipo McLaren-Mercedes, que públicamente afirman que Lewis Hamilton es el piloto fuerte, y Jenson Button el escudero.
A pesar de la directriz, Button está muy cerca en puntos del ex campeón Hamilton, y debido a la directriz impuesta, es difícil saber si con mayores libertades podría estar incluso por delante de él.
La antítesis es lo que practica Red Bull Racing, que permite a sus dos pilotos, Sebastián Vettel y Mark Webber, a competir abiertamente, sin que ninguno reciba órdenes de ceder el lugar al otro.
La fórmula ha dado gran éxito, al estar los dos posicionados en los tres primeros puestos. El riesgo es que su competitividad, podría poner en riesgo el primer lugar de Webber, y facilitar a Hamilton asumir el liderato.
Incluso, otras escuderías como Mercedes GP variaron de estrategia. Primero, intentaron ganar protagonismo con Michael Shcumacher, y al ver que el “piloto dos”, Nico Rosberg, podía sobrepasarlo, le liberaron ese techo.
Estas estrategias son muy difíciles de controlar para la Federación Internacional del Automovilismo (FIA), y que además de dañar la relación de equipo, puede dañar el espectáculo al saber que uno de los pilotos no está al 100% de su capacidad en la pista.
Estas actuaciones, al analizarlas deportivamente, resultan mezquinas, pero al observar los muchos compromisos que tienen las escuderías con sus patrocinadores, es comprensible la misión que tienen de ganar campeonatos, consideró Roy Valverde, líder de la categoría Turismo de Serie del Campeonato Nacional de Velocidad.
Criterio similar maneja André Solano, quien es el actual campeón del Latam Challenge Series, certamen de monoplazas F-2000.
“Massa ya no puede hacer nada porque ha sido la posición que ha tenido hace años, Ferrari maneja un piloto dos y así llegó a la escudería. Pero, eso afea el campeonato, genera más espectáculo ver a Vettel y Webber pelear por los primeros lugares, aunque sean un mismo equipo”, consideró.
El tener a parte del equipo incómodo, e incluso generar una rivalidad interna puede generar problemas conforme se acerca el final de la temporada.
Por eso, los rivales de mayor cuidado para el cierre, además del piloto que está metiendo presión en la tabla de puntos es un compañero de equipo inconforme.

Daniel Chacón y EFE
[email protected]
Ver comentarios