¿Cómo aplicar el feng shui en mi negocio?
“Si el diseño del local es armonioso, de forma que fluya mejor la energía, no solo se ve más bonito, sino que los ocupantes se sienten mejor”, dijo Iside Sarmiento, escritora y asesora de feng shui para hogares, negocios y construcción. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606052146030.rec-8.gif
La aplicación del diseño y filosofía del feng shui en un local comercial o espacio de trabajo, puede ser clave para atraer más clientes y mejorar las relaciones entre sus empleados.
El feng shui es una práctica milenaria china que consiste en la colocación armoniosa de los cinco elementos de la naturaleza (madera, agua, fuego, metal y tierra) dentro de un espacio.
En su aplicación influyen conceptos de diseño, geografía y decoración, además de la minuciosa escogencia de iluminación y sonidos para las distintas áreas del negocio.
La técnica no es ciencia comprobada. Se trata de una práctica basada en la religión taoísta, por lo que su exitosa aplicación dependerá de las creencias de quienes lo implementen.
Incluso Google emplea la técnica para el diseño de los espacios de descanso de sus empleados.
Iside Sarmiento, escritora y asesora de feng shui para hogares, negocios y construcción, que ha participado en proyectos inmobiliarios en Costa Rica, Nicaragua y Nueva York, brinda las pautas para que su negocio se adapte a esta técnica y tenga un diseño armonioso.

1. Localización estratégica

Lo primero que se debe tomar en cuenta para transformar su negocio es la localización, ya que mucho tránsito de vehículos y personas puede afectar la energía del lugar.
Sin embargo, esto no debe ser mayor motivo de preocupación, ya que cualquier espacio, independientemente de su ubicación, puede adaptarse al feng shui, aseguró Sarmiento.

2. Entrada amplia y atractiva

Un punto muy importante por considerar es la entrada, que debe ser amplia —si el local es grande—, las puertas deben abrirse hacia adentro y podrían incluir móviles de metal o campanas, debido a que ordenan las frecuencias vibratorias del espacio.
Los locales grandes con entradas muy pequeñas no tienen un ingreso fluido de buena suerte. Los establecimientos pequeños con una puerta muy ancha o muy alta también corren riesgo de fuga de la fortuna; en general, es más preocupante una puerta muy grande que una muy pequeña.

3. Colores e iluminación de acuerdo con el ambiente

Los colores fríos, afines al elemento metal, permiten brindar un mayor ambiente de relajación, en caso de que el espacio del negocio se destine a degustar un vino o que sea una sala de espera, por ejemplo.
En cambio, los colores cálidos deben redirigirse a los espacios con mayor actividad dentro del local.
La iluminación es otro aspecto importante, ya que su regulación es la diferencia de que una vitrina sea escandalosa o más bien un espacio elegante para la exhibición de productos.
Los aromas y buena ventilación también invitan a estadías más largas de los clientes.

4. Espacios de trabajo armoniosos

Los espacios de trabajo pueden ser sujetos de transformaciones, con plantas frondosas, aceites esenciales y móviles de metal.
“Es esencial que en un espacio de trabajo prevalezcan el orden y la limpieza, para que la energía no tenga obstáculos para fluir”, explicó Sarmiento.
La especialista también recomendó esferas de cristal grandes como centro de mesa en salas de reuniones, ya que las formas circulares favorecen la “unificación de fuerzas”.
Es fundamental que desde el diseño, los espacios de trabajo permitan al empleado sentirse mejor, quien mejorará su productividad y en caso de lidiar con clientes, tendrá mayor energía positiva para enfrentar la tarea.

5. Eliminar las energías hostiles

Otro de los elementos que influyen en la concepción del espacio feng shui es el “shar chi” o “flecha venenosa”, que son fuentes de energía hostiles y las guardan objetos y diseños puntiagudos.
Estos deberían eliminarse o reemplazarse con formas redondas, que son más amigables.



Ver comentarios