Colombia a puro ritmo
James Rodríguez volvió a ser el motor colombiano y adelantó a su selección con un cabezazo. Eitan Abramovich-AFP/La República James Rodríguez volvió a ser el motor colombiano y adelantó a su selección con un cabezazo. Eitan Abramovich-AFP/La República
Enviar

Colombia a puro ritmo

Los cafeteros vencen 2-1 a Costa de Marfil y huelen de cerca los octavos

Colombia enlazó por primera vez en su historia dos triunfos seguidos en un Mundial al derrotar por 2-1 a Costa de Marfil en Brasilia y quedó en inmejorables condiciones para avanzar a octavos de final como primeros.

201406192303060.a55.jpg
El ahora más líder del grupo C, con seis puntos, se impuso en un vibrante encuentro con tantos de James Rodríguez, que llega a dos, y el novato Juan Quintero, quien revolucionó el partido desde su ingreso poco después de comenzar el segundo tiempo.
En el debut, Colombia goleó por 3-0 a Grecia.
El 2-1 además de histórico resulta significativo pues con el mismo resultado el hoy seleccionador de los cafeteros derrotó en el Mundial de Alemania 2006 a los Elefantes cuando ocupaba el banco de Argentina.
Colombia resolvió el encuentro en apenas seis minutos, en el 64 y el 70. Y Gervinho descontó en el 74 gracias a una genialidad.
Los Elefantes insinuaron muy temprano su disposición a llevar un ritmo cansino en el juego y apostar por el error ajeno en tanto que los colombianos, empujados por la ambición de James Rodríguez, pisaron el acelerador y buscaron espacios, especialmente desde el centro del campo al carril derecho, donde Juan Guillermo Cuadrado se exhibió como socio ideal.
El problema de estas arrancadas como ráfagas radicó en las revoluciones excesivas dadas a los pases, lo que alivió la vida del lateral zurdo Arthur Boka y del volante de marca por ese sector, Die Serey.
Teófilo Gutiérrez dejó ir la acción más clara del primer tiempo, cuando en una conexión de Cuadrado con James, el delantero recibió solo frente al arquero pero su puntada final resultó grosera.
Para el segundo tiempo Pekerman puso más carne en el asador. Quintero tomó el puesto de Víctor Ibarbo, quien hasta entonces había mostrado más preocupación de cerrar el paso del carril derecho de los marfileños.
Y Quintero puso patas arriba el encuentro.
Se adueñó del esférico, abrió espacios, inspiró la salida desde el callejón izquierdo de Pablo Armero y los Elefantes retrocedieron.
Cuadrado se dio el lujo de reventar el balón contra el horizontal desde un ángulo imposible tras romper la cintura de su custodio en una baldosa.
Previendo lo peor, Costa de Marfil envió a los 60 minutos a la cancha a Didier Drogba. La clientela del estadio Mané Garrincha se levantó para verlo.
Pero cuatro minutos después, Rodríguez de cabeza ganaba la partida y ponía de pie a la afición colombiana con el primer gol del partido.
Los Elefantes salieron de su encierro en estampida y por entre los resquicios tejieron un contragolpe. James dejó a Quintero un pase profundo y el joven talento de 21 años definió a lo grande a la salida de Boubacar.
La fiesta se desató pero Gervinho sacó de la manga un as que nadie esperaba: por la izquierda dejó en el camino a tres rivales antes de romper la resistencia de Ospina con un potente remate a su primer palo. El reloj marcaba 72 minutos
El partido se abrió, nadie reservó nada en el tanque.
Colombia apretó atrás y Costa de Marfil murió en el intento, tendrá que pelear por el boleto en el siguiente duelo ante Grecia.

Brasilia/EFE

Ver comentarios