Colegios públicos gradúan usuarios básicos en inglés
“En el colegio SEK Costa Rica se gradúan con un mínimo de B2, pero hay varios alumnos que obtienen C1 y C2”, dijo Ana Gutiérrez, directora de Admisiones de este centro educativo. Esteban Monge/La República
Enviar

201605092257010.recuadro-8.gif
La mayoría de egresados de colegios públicos son usuarios básicos en inglés, es decir, tienen un manejo simple con expresiones cotidianas e intercambios sencillos de información, pero este nivel es insuficiente para responder a la actual demanda del mercado laboral.
Por el contrario, quienes se gradúan de colegios privados se ubican en una media aproximada de usuarios independientes, o sea, tienen un manejo intermedio del idioma y con algo de práctica llegarán a dominarlo de forma eficiente, de acuerdo con estimaciones del Centro Cultural Costarricense Norteamericano (CCCN).

Estos jóvenes iniciaron su aprendizaje de inglés desde edades tempranas con una práctica aplicada en la mayoría de sus lecciones, lo que en el sistema público se limita a dos o tres horas por semana, la mayoría solo en secundaria.
Asimismo, dependiendo de la institución, los estudiantes son certificados de acuerdo con su aprendizaje, lo que les ofrece una mayor ventaja a la hora de querer optar por un puesto de trabajo.
“Nosotros evaluamos las cinco áreas que se exigen a nivel de certificaciones internacionales como son el uso del inglés, lectura, escritura, conversación y escucha. Además, todos los alumnos sin excepción ponen a prueba estas destrezas ante la Universidad de Cambridge, que les otorga el nivel correspondiente de acuerdo con la destreza alcanzada”, dijo Édgar Sánchez, jefe de Estudios de Secundaria del Colegio SEK.
Para alcanzar ese nivel, los estudiantes del sistema público requerirán al menos 500 horas más de instrucción en inglés, llegando así al grado B2 del Marco Común de Referencia Europeo, que es el mínimo requerido por la mayoría de empleadores.
A ello tendrían que sumar otras horas de conversación para conseguir fluidez, que es lo que lo que muchos egresados de instituciones privadas hacen para alcanzar los niveles C1 y C2 de dominio eficaz o maestría.
Las diferencias entre ambos programas educativos tienen que ver con varias razones, entre las cuales sobresale el nivel insuficiente de los profesores.
“Desde la perspectiva de la educación pública hay aspectos propios del proceso de enseñanza-aprendizaje que se deben mejorar, como grupos muy grandes, recursos reducidos, metodología poco enfocada en la comunicación, pocas horas de exposición al idioma y el uso de español en las aulas”, apuntó María Eugenia Flores, directora académica del CCCN.
De unos 795 colegios públicos analizados entre 2000 y 2013 por la Academia de Centroamérica, se obtuvo una nota promedio de 70 en las pruebas de inglés para bachillerato de la mayoría de estudiantes.
De igual manera, el ranking EPI de Education First, el más grande a nivel mundial en cuanto a dominio de inglés, posicionó a Costa Rica en el puesto 43 de 70 países, otorgándole un manejo bajo del idioma.
Con miras a mejorar estos resultados, el Ministerio de Educación Pública iniciará a partir del próximo año una metodología basada en conversación, la cual comenzaría desde el grado de preescolar.
“Se proyecta que los estudiantes de primero, que inicien con este nuevo programa en 2017, logren alcanzar el nivel A2 al finalizar sexto grado y los que inicien sétimo año logren la Banda B1, usuario independiente, al finalizar quinto año. La metodología sería completamente activa y enfocada en el uso del idioma en situaciones reales”, aseguró Ana Campos, asesora nacional de inglés.
La contratación de docentes es otro punto que el MEP intenta mejorar, al exigirles un B1 como nivel mínimo de dominio del idioma.

 


Ver comentarios