Código Verde: El debate del plástico
Enviar

El debate del plástico
Este material es conocido por su gran utilidad, pero también por ser uno de los principales contaminantes del planeta
El plástico es uno de los materiales que más dañan la naturaleza si no es desechado adecuadamente, separándolo de la basura convencional y reciclándolo, pues su descomposición puede tardar de 100 a mil años.
Ahora es también asociado a problemas en la salud. Una reciente charla impartida por Preserve Planet dio a conocer que la Fundación de Cáncer de Seno de Estados Unidos asegura que las sustancias químicas que se le adicionan al plástico para darle ciertas características, como brillo y dureza, son las mismas que han venido contaminando los alimentos por años.

Estos químicos se encuentran en productos como el estereofón, cartones de huevos, platos desechables, cortinas de baño, artículos de limpieza, juguetes, chupones y envases para alimentos y bebidas.
“Entre los plásticos más dañinos para la salud destacan el poliestireno, que aparece con el número seis en los envases, el PVC o número 3 y el policarbonato o número 7 y el Bisfenol A”, explicó Nancy Buermeyer, miembro de esta fundación, quién aseguró que estas sustancias convierten a los plásticos en potentes cancerígenos.
En el caso del Bisfenol A, se encuentra prohibido en el país desde la emisión de un decreto ejecutivo del 5 de agosto de 2010, que prohíbe su uso en biberones y otros envases para contener alimentos para niños, por existir evidencia científica aportada por la Comisión Nacional de Lactancia Materna de Costa Rica, de que este químico presenta riesgos para la salud.
“Al desprenderse, el Bisfenol A contribuye a producir algunos tipos de cáncer, altera el sistema endocrino, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes II, enfermedades cardiovasculares, anomalías hepáticas, infertilidad, abortos espontáneos, defectos congénitos y problemas de desarrollo”, comentó María Luisa Avila, ministra de Salud.
El problema se genera porque estas sustancias no se quedan adheridas al plástico, sino que se transfieren a los alimentos que estos recipientes contienen, lo que se conoce como migración, explica Buermeyer.
El plástico se ha relacionado también con cáncer de próstata, vejiga e hígado, y con enfermedades como diabetes, autismo, obesidad, problemas reproductivos y cardiovasculares.
Según el Ministerio de Salud el uso excesivo de estos plásticos sometidos a prácticas incorrectas de disposición, como cuando son quemados a temperaturas no controladas a cielo abierto o durante sus procesos de producción, expone en mayor grado a las personas con los consecuentes efectos a la salud.
La Asociación Costarricense de la Industria del Plástico (Aciplast) asegura que todos los materiales poliméricos utilizados en el país son validados por la Food and Drug Administration (FDA) para el contacto con alimentos y que descarta la migración si el proceso de producción es el correcto y se utilizan únicamente los polímeros y químicos autorizados por la FDA.
“No hay estudios científicos disponibles que demuestren la relación de estos polímeros con el cáncer de seno. Aciplast, consecuente con la integridad de la salud humana, será garante en atender las disposiciones, normas y medidas regulatorias, para ajustarse a los cánones internacionales”, explicó Rosa Gutiérrez, presidenta de Aciplast.



Ver comentarios