Enviar
Coberturas cambiarias existen pero pocos las usan

Los sectores importador y exportador costarricense ya tienen coberturas cambiarias disponibles en el mercado, instrumento que demandaron desde hace mucho tiempo para hacerle frente al cambio que se dio de un sistema de minidevaluaciones a uno de bandas, pero a la fecha sólo se han ejecutados unas siete operaciones que involucren este producto.
Estas coberturas son instrumentos derivados con los cuales las empresas que tienen ingresos en una moneda y gastos en otra se garantizan un precio de intercambio a futuro que les permita hacer proyecciones financieras.
A pesar de que existen dos proveedores y dos tipos de cobertura en el mercado (contratos de diferencia y forward) pocos empresarios han contratado estos aduciendo que las comisiones cobradas por quienes ofrecen el mecanismo son altas.
“¿Por qué casi no se usan? Porque son muy caras. No solo se tiene que pagar una comisión que anda cercana la 5% del monto total, sino que se deben hacer depósitos de garantía y esa es plata de la que el empresario se tiene que desprender durante el tiempo que dure la cobertura”, explicó Mónica Araya, presidenta de la Cámara Exportadores de Costa Rica (CADEXCO).
Las coberturas se pueden contratar en montos desde los $10 mil, pero para cantidades de dinero como ésta el tipo de cambio debería variar mucho para que al empresario realmente le salga rentable pagar la cobertura. De hecho podría ser más caro para algunos firmar un contrato de diferencia que asumir el riesgo cambiario si la volatilidad de la divisa norteamericana se mantiene como hasta ahora.
Los puestos de bolsa reconocen que al ser un instrumento nuevo, que además creó muchísimas expectativas antes de su salida al mercado, existan dudas, cautela y hasta reticencia de algunos empresarios que podrían necesitarlas.
“Es importante crear la cultura de coberturas cambiarias entre los agentes económicos para profundizar este mercado, y aprovechar este tipo de instrumentos que se pone a disposición de todos aquellos que desean cubrirse de la volatilidad del tipo de cambio”, destacó Gina Ampiée, gerente general de INS Valores.
Lo anterior es más necesario aún tomando en cuenta que algunas prácticas comunes de las empresas como la presentación de estados financieros ante entidades bancarias o estatales y la declaración fiscal se ven afectadas por este nuevo instrumento.
Por ello INS Valores creo un manual de tratamiento fiscal para los clientes que contraten coberturas con ellos.
Por el momento, tanto importadores como exportadores esperan que la competencia genere más variedad de estos contratos y con ello una diversidad de precios y condiciones que las haga más atractivas para quienes actualmente viven la incertidumbre de un tipo de cambio que se mueve diariamente.

Ver comentarios