Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


Clase media se debilita a pesar de disminución de la pobreza

Brandon Flores [email protected] | Miércoles 03 mayo, 2017

El debilitamiento de la clase media es una tendencia que se presenta no solo en Costa Rica sino en otros países de Occidente, ya que la recuperación luego de la crisis de 2008-2009 ha sido débil. Shutterstock/La República


Colaboró Javier Adelfang

El aumento en la desigualdad de ingresos está provocando el estancamiento en la clase media, pues sus ingresos promedio, tanto per cápita como familiares, están cada vez más cerca de los que percibe la clase baja.

Hay otros factores responsables de esa desaceleración, entre ellos que este grupo no tiene acceso a préstamos bancarios altos, no es el objetivo de los programas de ayuda social y tiene tendencia a endeudarse con frecuencia.

Para clasificar a la población por categoría social, se utilizan los quintiles de acuerdo con sus ingresos mensuales. Cada quintil es un 20% de los habitantes, siendo el primero (I) el de menor ingreso y el quinto (V) el de mayor.{link1}

El ingreso promedio mensual por hogar del III quintil (clase media) era de ¢732 mil, muy lejos de los ¢2,6 millones que percibe el grupo del V quintil. Es decir, el grupo más rico ganaba 3,5 veces más que la clase media al cierre del año pasado.

Cuando se comparan los ingresos per cápita las tendencias se mantienen, pues para finales del año pasado un individuo del V quintil ganaba cinco veces más que uno del III quintil, es decir, el salario mensual era de ¢214 mil contra casi ¢1,1 millones.

En el caso del I quintil, la disminución de la brecha de la pobreza en el país le ha permitido acercarse a la clase media, pues para finales de 2016, los individuos del III quintil ganaban casi cuatro veces que los del primero, pero esa cifra viene en descenso.

Para el último trimestre del año anterior, el porcentaje de hogares en condición de pobreza en el país fue un 20,5% la cifra más baja en lo que va de la década; esta disminución fue visible en la mayoría de zonas del país, excepto en las regiones Huetar Norte y Central, según el INEC.

La diferencia entre hogares pobres de las zonas rurales y urbanas persiste. Las zonas rurales concentraban el 25,7% del índice de pobreza, mientras que la urbana agrupaba al 18,6%.

“La clase media ha entrado en un relativo estancamiento en comparación con las demás, el descenso en los índices de pobreza ha permitido que el I quintil se acerque más al tercero y la clase más alta continúa aumentando sus ingresos de manera acelerada”, afirmó Roxana Morales, economista de la Universidad Nacional.

Esto no quiere decir que la clase media esté en peligro de extinción, pues los quintiles II, III y IV siguen concentrando el grueso de la población. Lo que sí es seguro es que en lo que resta de 2017 no habrá el crecimiento económico necesario para el fortalecimiento de la clase media.

Lea más: Costarricenses auguran alza en el tipo de cambio en 2017



“El 2017 se proyecta como de crecimiento económico ‘promedio’, que podría ubicarse entre un 3,5% y un 4%, lo cual no será suficiente para contribuir a fortalecer la clase media, ni reducir sensiblemente la pobreza", expresó Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.

El desempleo o la informalidad laboral, así como una contradicción entre la oferta y demanda de trabajo son otros factores que ahogan el crecimiento económico del país.

“El peligro es que la clase alta siga acumulando la mayoría de los ingresos, pues si esto se da, estancaría más la economía ya que no habría el consumo necesario para que más empresas aumenten su producción”, agregó Morales.

En 2016, los más ricos se dejaron el 50,7% de los ingresos totales, mientras que los más pobres apenas el 3,9%. Para equiparar esta brecha es necesario una política fiscal equitativa, para que los ricos y los pobres paguen como tales.

Además se requiere un crecimiento integral de la economía, es decir no solo del sector exportador o del régimen de zona franca.

 

 

 

NOTAS RELACIONADAS