Enviar
Martes 2 Mayo, 2017

El flagelo de la triada de la pobreza, desempleo y desigualdad social

Costa Rica ha venido siendo afectada seriamente en lograr el desarrollo social y por ende propiciar un mejoramiento en la calidad de vida de los costarricenses, porque la triada de la pobreza, desempleo y desigualdad social la ha afectado durante muchos años y ningún gobierno ha podido enfrentarla adecuadamente.
Es pertinente tener presente que la pobreza se ha mantenido en un nivel del 20% y el 21% durante los últimos 20 años y tenemos más de 1.100.000 pobres y de ellos más de 100 mil personas en pobreza extrema.


En relación con la pobreza por primera en vez en 20 años, se logra disminuir en un 1,3% en el Gobierno actual, favoreciendo esa disminución a 10.400 costarricenses.
Respecto al desempleo hace tiempo se ha mantenido alrededor de la cifra del 9,5%. Se trata del modelo económico que da énfasis a lo aspectos económicos como déficit fiscal, nivel de endeudamiento, tasas de intereses y nivel de inflación y por ende no a las personas.
Es necesario indicar que 228 mil personas están desempleadas actualmente, es decir son los olvidados por la economía. De ellos 141 mil personas tienen la secundaria sin terminar. Por lo que para ellos cada vez es más difícil la inserción en la economía. En los últimos años Costa Rica ha tenido un crecimiento promedio del 4%. No obstante la economía no genera empleo necesario y menos para las personas con bajo nivel de educación. Con el elemento relevante de que la tecnología va eliminando poco a poco los puestos más elementales. Aunado a que muchas de las actividades productivas del país no son intensivas en mano de obra.
Es fundamental que el Estado tome acciones para que las personas desocupadas y con escaso nivel de estudio, terminen los estudios y se capaciten a través del INA u otras entidades, para que puedan insertarse en el mercado laboral.
En lo que se refiere a la desigualdad, en el Vigesimosegundo Informe Estado de la Nación se indica que “En los años transcurridos del presente siglo Costa Rica ha visto crecer la desigualdad en la distribución de los ingresos, en un contexto latinoamericano que avanza en sentido contrario. Costa Rica mostró un estancamiento en ese periodo y se ubica en la novena posición de menor a mayor desigualdad; otros Informes del Estado de la Nación han señalado que los ricos cada vez más ricos, los pobres se ven más sumidos en la escasez y la clase media ha ido perdiendo ingresos, Costa Rica traza una amplia distancia entre sus clases sociales.
La brecha entre ricos y pobres supera la de países como Venezuela, El Salvador, México y Argentina.
Es bueno tener presente a nuestro recordado poeta Jorge Debravo: “Tenemos la obligación de luchar por un mejor destino para el hombre. Por un destino maravilloso. No nos es permitido ser observadores o simples testigos de la lucha de los pueblos”.
Es fundamental que haya una mayor participación de los costarricenses con propuestas y planteamientos que rebasen los partidos políticos que puedan encauzar a Costa Rica por senderos de solidaridad, honestidad y que se restablezca la seguridad ciudadana.
Cómo hacen falta personas como Mauro Fernández, Roberto Brenes, Francisco Orlich y Rodrigo Facio, que siempre tenían una gran congruencia entre lo que decían y lo que hacían y pensaban siempre en lo mejor para el país.
Se debe implementar una serie de acciones fundamentales para disminuir la pobreza y la desigualdad, el déficit fiscal, la evasión fiscal; para procurar la reestructuración del sector púbico, mejorar el control del gasto público y la competividad del país. Es necesario que Costa Rica pueda disminuir la pobreza, que actualmente afecta a más de un millón de personas, y está actualmente en un nivel del 20,5%; además, que se mejore el accionar de las entidades del sector público, para que más costarricenses puedan disfrutar de los beneficios del desarrollo y por ende tener una mejor calidad de vida.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor