Circunvalación Norte arrancará sin despejar derecho de vía
Una prueba de carga para pilotes hecha por el Consorcio Estrella – H Solís, logró determinar que la construcción de la nueva Circunvalación Norte logrará soportar hasta 1.000 toneladas de peso. Roberto Acosta, presidente de H Solís, realizó las pruebas. Esteban Monge/La República
Enviar

La construcción de Circunvalación Norte arrancará a finales de setiembre, sin que el Ministerio de Vivienda haya desalojado a 86 familias que aún se encuentran ubicadas en el derecho de vía.


Sin embargo, el Gobierno tiene por lo menos un año más para lograr el traslado de los precaristas del Triángulo de la Solidaridad, ya que este proyecto vial se edificará por etapas y la conexión entre la ruta 32 y la nueva vía, está prevista para la tercera fase.


Por otra parte, si todo sale de acuerdo con los planes del Ministerio de Vivienda, no habrá ningún atraso adicional por este tema, ya para diciembre no quedará ni una sola familia en la zona prioritaria de 20 metros para la nueva carretera.


“Se están realizando las coordinaciones necesarias para que las familias que permanecen en el asentamiento consigan soluciones de vivienda y continuar liberando más área. La segunda etapa de reasentamiento estará concluida a comienzos de diciembre. El reasentamiento es concertado y el MIVAH está haciendo esfuerzos, hasta ahora exitosos, de que el número de familias reasentadas no sea mayor a 20 en cualquier proyecto”, dijo Rosendo Pujol, ministro de Vivienda.


La promesa del jerarca de Vivienda es un gran reto para el Ministerio, que no ha podido convencer a los precaristas para que desalojen el área desde mediados de 2012, cuando el Gobierno inició las gestiones para tal fin, al conseguir un préstamo por unos $150 millones para financiar la obra.


Por el momento, Pujol destaca que unas 105 familias que se encontraban en las denominadas franjas roja y amarilla, ya fueron reasentadas, ya sea en otro sitio, o bien, dentro del mismo precario desde febrero de este año.


Esto habría permitido al consorcio Estrella - H Solís realizar perforaciones en el sitio y así efectuar estudios de suelo, con el objetivo de completar el diseño de la carretera.


“Es importante aclarar que el proceso de reasentamiento de las familias no está atrasando la construcción de la carretera, pues el trazado de la carretera se realizará en cuatro secciones y la zona en la que se encuentra el Triángulo Solidario está en la tercera, por lo que el proceso puede iniciar sin contratiempos”, agregó Pujol.


Al margen del Triángulo de la Solidaridad, los trabajos de construcción comenzarán en la tercera semana de setiembre cerca de la quebrada Rivera en Tibás y se extenderían hasta el cruce con la futura radial a Heredia para un total de 1,4 kilómetros. El Gobierno decidió iniciar por este punto, porque es la única fase con todas las expropiaciones resueltas.


Los 4,3 kilómetros de Circunvalación Norte están divididos en cuatro secciones, y de estas, al menos 2,5 kilómetros serán un viaducto, mientras que una quinta sección de 1,3 kilómetros, entre el precario en cuestión y Calle Blancos, aún está pendiente, ya que el MOPT no cuenta con los $70 millones que necesita para impulsar la vía.


El proyecto conectará la Uruca con la ruta 32 y más adelante con Santo Tomás en Calle Blancos y tiene el potencial de mejorar la calidad de vida de unos 100 mil conductores al día, quienes llegarían más rápido a su lugar de destino, mientras que se reducirán también el tiempo perdido en una presa y el gasto en combustible.


La nueva obra de infraestructura se empezó a gestar en 1955, cuando el ingeniero Eduardo Jenkins propuso un anillo de circunvalación alrededor de la capital.


Sin embargo, no fue hasta abril de 2012 que el Gobierno logró una fuente de financiamiento para el proyecto y a partir de ese momento empezó a superar una serie de obstáculos burocráticos.

Plan vital
El proyecto de Circunvalación Norte se trata de apenas cuatro kilómetros de una vía de cuatro carriles, entre la ruta 32 y la carretera General Cañas, que se construirían gracias a un préstamo de unos $150 millones con el BCIE. La obra es fundamental para desahogar el tránsito capitalino, ya que una vez que se inaugure, ayudaría a unos 100 mil conductores a llegar rápido a su lugar de destino.

201708281706110.530mapa.jpg

Ver comentarios