Cierre amenaza institutos parauniversitarios
“Las carreras cortas son muy apetecidas por las empresas transnacionales”, dijo Emerson Paniagua, director académico del Colegio Universitario Boston. Sian Rodríguez/La República
Enviar

Si no ofrecen matrícula en diplomados, perderían permiso

Cierre amenaza institutos parauniversitarios

Tres academias concentran demanda de cursos

Los institutos parauniversitarios que no consigan matrícula para las carreras de diplomado serían cerrados, o al menos perderían el respaldo del Ministerio de Educación Pública para operar.

201410272354320.n11.jpg
Actualmente hay 16 centros autorizados, no obstante, tres concentran la demanda de diplomados, mientras otros se aferran a los cursos técnicos para sostenerse.
A diferencia de los diplomados, los cursos técnicos no son carreras y no cuentan con ninguna regulación en el país.
No obstante, algunas instituciones utilizarían la figura del diplomado para publicitar que cuentan con el aval del Consejo Superior de Educación.
“Una institución parauniversitaria para estar activa tiene que tener la carrera de diplomado abierta y completa, si no tuviese una carrera activa se procedería al cierre”, dijo Ingrid Bustos, secretaria general del Consejo.
En este momento existe una investigación para determinar si procede el cierre de algunos de estos centros.
Las instituciones caerían en la categoría de inactivas si en tres años no logran obtener matrícula para los diplomados, pese a tener el permiso.
Uno de los centros que cuentan con una de las más altas matrículas para diplomado es el Colegio Universitario Boston.
“Hay institutos que tienen cursos libres, pero esos no son diplomados, no tienen créditos y no son reconocidos por el Ministerio”, comentó Emerson Paniagua, su director académico.
En este momento, las carreras cortas son muy apetecidas por las empresas transnacionales y por los jóvenes, debido a que permiten una rápida inserción en el mercado laboral.
“Las empresas requieren este tipo de formación académica para sus puestos de primer ingreso. En contabilidad es muy usual, también en administración, enseñanza del inglés y en algunas áreas de tecnología para soporte técnico”, comentó Laura Centeno, consultora de Manpower.
El costo va desde los ¢53 mil en adelante y la duración de las carreras es de dos años en promedio e incluyen sedes regionales.
Administración de negocios, servicio al cliente, contabilidad, mercadeo, secretariado, diseño publicitario, informática y decoración de interiores son solo algunas de las opciones para estudiar.
Cabe destacar que los diplomados no son propios de los institutos. Las estadísticas de las universidades públicas demuestran que la demanda viene en ascenso.
Unas 1.566 personas obtuvieron un diplomado en el año 2000, mientras que la cifra aumentó a los 2.627 en 2013, para un incremento del 67%, de acuerdo con datos de Conare.
Entretanto, las universidades privadas estarían prontas a incursionar en esta modalidad, sin embargo, queda por resolver si será el Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup), la que se encargará de la regulación.
En la entidad ya existen varias solicitudes de autorización para la oferta de diplomados en estas casas de enseñanza.
Una de las facilidades que ofrecen las universidades privadas es que los estudiantes pueden evolucionar de diplomado a carrera de grado en las mismas instalaciones.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios