Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


CEO de Coca-Cola logra aumentar ganancias con recortes de costos

Bloomberg | Jueves 27 julio, 2017

Uno de los mayores desafíos de Quincey es transformar a Coca-Cola desde un negocio de refrescos a una "empresa absoluta de bebidas". Bloomberg/La República


El gigante de las gaseosas informó una ganancia para el segundo trimestre que superó las estimaciones de los analistas por un centavo por acción. Una combinación de reducción de costos e incrementos en los precios de las bebidas ayudó a la compañía a hacer frente a la disminución de las ventas, provocada en parte por los esfuerzos de escindir sus operaciones de embotellado en todo el mundo.

Los resultados dan un impulso a James Quincey durante su primer trimestre como máximo responsable. El ejecutivo de 52 años, quien tomó las riendas de la compañía de manos de Muhtar Kent el 1 de mayo, se ha comprometido a recortar los costos en $800 millones adicionales.

Lea más: Coca-Cola Femsa cae por menor volumen y disputa con Heineken

Con el impulso a la productividad comenzado por su predecesor, también está continuando el legado de Kent al completar los esfuerzos por deshacerse de las embotelladoras y enfocarse en el crecimiento de los ingresos en lugar del volumen de bebidas.

"Nuestro desempeño nos da la confianza de que lograremos alcanzar nuestros objetivos financieros del año, incluso enfrentando condiciones difíciles", dijo Quincey en un comunicado.
Las acciones registraban una leve alza a $45,41, las acciones habían subido 9,1% durante este año. Excluyendo algunas partidas, las ganancias ascendieron a 59 centavos por acción durante el último trimestre. Eso superó los 58 centavos previstos por los analistas.

Si bien los ingresos disminuyeron 16% a $9.700 millones, la cifra fue un poco mejor que lo que esperaba Wall Street. Los analistas estimaban en promedio de $9.650 millones.

Lea más: CEO de Coca-Cola: tecnología amenaza los hábitos de consumo

Uno de los mayores desafíos de Quincey es transformar a Coca-Cola desde un negocio de refrescos a una "empresa absoluta de bebidas". Eso significa depender más del agua, té y otras bebidas para impulsar el crecimiento —y restar importancia a la bebida cola que identifica la marca.

La estrategia de Quincey ya afecta a los directivos y la estructura administrativa de la compañía. Coca-Cola ahora cuenta con un director de crecimiento y un director de innovación, quienes reportan directamente al CEO. La empresa ya no informa resultados en términos de gaseosas y bebidas no carbonatadas. En cambio, la cartera se divide en "clúster de categorías": gaseosas; jugos, lácteos y bebidas vegetales; agua, agua enriquecida y bebidas energéticas, y té y café.

Coca-Cola no se encuentra sola en su proceso de adaptación al cambio de los gustos de los consumidores. PepsiCo Inc. y Dr Pepper Snapple Group también luchan por reducir su dependencia a los refrescos carbonatados.


NOTAS RELACIONADAS