Enviar
Lunes 29 Diciembre, 2008

Centroamérica y la crisis financiera

Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare

La crisis actual financiera, que vive Estados Unidos, ha generado un fuerte impacto en la estabilidad, la confianza y la calidad de vida de sus ciudadanos, que pareciera ser severa, prolongada y mundial.
Según las estimaciones preliminares de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indican que si la crisis se globaliza, el número de personas desempleadas podría aumentar de 190 millones a 210 millones a finales de 2009.
Esta incertidumbre y angustia que están sufriendo los estadounidenses, parece haber alcanzado las economías de América Central, que podrían ser afectadas con importantes disminuciones en las remesas, exportaciones, tasa de empleo y en los niveles de inversión extranjera, etcétera.
Los presidentes de Centroamérica, reunidos en Honduras, aprovecharon la cumbre del SICA para conversar y emprender acuerdos rápidos y coordinados en cómo harán frente, a la peor crisis, que atraviesa Estados Unidos en su historia financiera.
Entre los acuerdos tomados están: fortalecer el comercio interno, aumentar la producción agrícola y gestionar alianzas estratégicas con otras regiones, para sortear posibles impactos de la crisis financiera de Estados Unidos.
Adicionalmente, acordaron fomentar el comercio regional y ampliarlo al Sur y el Caribe; se habló de buscar financiamiento de unos $400 millones para cada país, que les permita generar más empleos y estimular la producción agrícola, principalmente de granos básicos y productos de exportación.
Sin embargo, el sistema financiero centroamericano y los bancos extranjeros han adoptado medidas muy conservadoras en el otorgamiento de crédito, de manera que han cerrado y complicado las líneas de crédito para comercio exterior y el financiamiento de proyectos.
No obstante, los mandatarios exhortaron al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a extender líneas de crédito de hasta $200 millones a los bancos centrales y otros $200 millones para bancos públicos y privados por país, para financiar proyectos nacionales.
Para algunos expertos (asesores) la crisis financiera que estremece a los mercados de Estados Unidos y Europa podría ser una oportunidad para atraer flujos de turistas a Centroamérica, con una oferta variada y a menores precios que otras regiones tradicionales.
Cabe destacar, que Centroamérica fue el tercer destino turístico del mundo con mayor crecimiento en 2007 con un 11% en promedio, según datos de los institutos de turismo. La región recibió el año pasado a 6,8 millones de turistas, que generaron ingresos por unos $6.900 millones.
Finalmente, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, quien preside el SICA dijo: “Queremos convertir la crisis económica internacional en una oportunidad para Centroamérica. Queremos convertir a Centroamérica en un lugar atractivo para la inversión y el desarrollo”.