Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 19 Mayo, 2014

La Constitución no se acomoda al antojo de cada quien, dice lo que dice y se acata; más si se jura cumplir y defenderla…


¿Censura previa?

Me he prometido guardar el tiempo prudencial para comentar acciones u omisiones del nuevo gobierno que dirige don Luis. La tentación es arrebatadora; pero promesa es promesa, aun cuando sea a, una misma… bueno los dedos quieren tener vida propia, es duro esto de no dejarlos moverse en el teclado… está bien solo diré algo, luego ¡a lo que vinimos!
Leí un comentario en el FB que decía “ecologista que se respete tiene expediente en la DIS”… más de uno se desilusionará al descubrir que nunca fue tan importante como cree. Nunca contó para la DIS.
Debe ser triste tal contrariedad… ¿se respetará a sí mismo luego de saberse anónimo? No solo Mc Donald necesitará psicólogo para aprender a manejar su enojo.
De ese tema quiero escribir algunas líneas. Mc Donald es el apellido de un jugador que viste la camiseta de la LDA. Un jugador fuerte, veloz, que se desmarca fácilmente de sus contrarios, que merodea con éxito el área rival, provocando roces con los zagueros adversarios, y hace goles. Quizá él y Saborío, el apellido de otro jugador, son quienes tienen similar juego y biotipo.
Dos diferencias, a Saborío se le disculpa su agresividad a Mc Donald se le destaca. Saborío ha aprendido a manejar su fuerza, Mc Donald aún no.
Una falta igual a la de Badilla, gladiador de Saprissa, o Diego Estrada, decepción del Saprissa, sacó a Mc Donald a los 13 minutos del partido final del campeonato nacional. ¡Bien expulsado! …La reacción de la prensa deportiva fanática, fue delirante. El hecho pasó a ser el único en la historia de fútbol costarricense, el más grave, espeluznante, el más aterrador, nunca presenciado; exigieron desde sus oráculos sacarlo del equipo, faltó poco para exigir expatriación… La Junta Directiva de la LDA decidió sancionar al jugador —además del Comité Disciplinario de la UNAFUT—, obligándole a callar, a guardar silencio, no sabemos hasta cuándo.
Se le prohibió dar entrevistas, opinar en los medios de comunicación… el jugador sin embargo concede entrevistas. Los directivos ofendidísimos reaccionan declarándolo transferible. Nuevamente los directivos de la LDA deciden por sobre el DT. Recordemos caso de Mauricio Montero. Sugiero respetuosamente a los directivos, que para ahorrar plata, y matar fiebre, se roten cada partido en el banquillo, así cumplen su sueño de ser directores técnicos
Amedrentados por la opinión publicada de la prensa fanática. Preocupados por la imagen, igual que políticos, olvidaron que la Constitución Política de la República de Costa Rica, aún vigente, hasta para directivos de clubes de fútbol dice en el artículo 28 “Nadie puede ser inquietado, ni perseguido por la manifestación de sus opiniones…”, el 29 de la misma CP, “Todos pueden comunicar sus pensamientos de palabra o por escrito y publicarlos sin previa censura…”. Eso lo sabe don Aquiles Mata, buen abogado y directivo de la divisa roji-negra.
La Constitución no se acomoda al antojo de cada quien, dice lo que dice y se acata; más si se jura cumplir y defenderla…


Iris Zamora