Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Carabaguíaz esencial

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 14 junio, 2017


Carabaguíaz esencial

Es inusual que los costarricenses lleguen a un consenso, pero ahora es casi unánime que quieren un tren urbano moderno, cómodo, rápido, seguro y que opere usando fuentes de energía renovables. Ya han tenido 17 años (comenzó en 1998 con el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez) para evaluar el servicio actual de pasajeros y hay mucho interés en que se mantenga; ¡pero mejorado!

El presidente Rodríguez nombró a Miguel Carabaguíaz para dirigir al Incofer y durante cuatro administraciones esta figura emblemática, trabajando con pocos recursos, logró establecer un servicio que mueve miles de habitantes todos los días a sus trabajos, a sus centros educativos y, antes del gobierno del PAC, a eventos especiales. Carabaguíaz fue removido por Laura Chinchilla y, desde 2014 en las redes se oye todos los días un llamado a la administración actual para que lo restituya.

Carabaguíaz supo desde el inicio que había limitaciones en lo que se podía hacer con los trenes viejos, la infraestructura en mal estado, la falta de semáforos y un presupuesto limitado. Contrató un estudio que propuso un ferrocarril nuevo, con un ancho de vía normal (no como el actual) y que usaba energía eléctrica para su movilización. En el plan de Carabaguíaz se usaban los derechos de vía actuales y el costo de todo lo proyectado era $600 millones.

Llegó el gobierno del PAC, que nombró a un profesor universitario, Guillermo Santana, para liderar el Incofer. Santana fue uno de los líderes en lo que son viajes redundantes y poco necesarios del PAC, pero sí logró contratar un par de estudios caros hechos por entes internacionales que en un caso propuso un sistema mucho más sofisticado que el de Carabaguíaz pero que costaría $2 mil millones.

Aparte de los estudios y los viajes no progresó el ferrocarril bajo la tutela del PAC; no se compraron equipos nuevos y hubo una sensación de deterioro, falta de mantenimiento e incompetencia en varios aspectos de este ahora muy importante vía de transporte de pasajeros.

Ahora que vienen las elecciones es importante que cada uno de los candidatos presidenciales acuerpe dos cosas: primero debería nombrar el que gane la elección a Miguel Carabaguíaz como presidente ejecutivo de Incofer. No se necesita nombrar alguna figura política que durará un par de años tratando de entender la institución y que poco avanzará con el programa de modernización. Segundo, debería poner a licitación el proyecto que auspició Carabaguíaz; mientras tanto pudiera comprar varios trenes para permitir operaciones más frecuentes entre las diferentes ciudades.

Si el presidente Solís, ahora un líder popular entre el pueblo, quiere ganar un poco más favor entre sus compatriotas, podría nombrar a Carabaguíaz de una vez; así se podría ahorrar el tiempo que se está perdiendo con la administración actual. Por lo menos en los meses que quedan de este gobierno se podría trabajar en la separación de los trenes de los vehículos y de los peatones.

Carabaguíaz es la figura “esencial” para el desarrollo exitoso del tren urbano.

[email protected]