Cara duplicidad estatal
Enviar
Unos $717 millones costarán funciones repetidas este año
Cara duplicidad estatal

Para ahorrar, entes públicos podrían centralizar

La duplicidad de puestos en el Gobierno tiene un caro precio para los contribuyentes ya que, durante este año, se pagarán al menos $717 millones por este concepto.
Las repeticiones de funciones ocurren a nivel administrativo dado que hay ministerios con cinco o más departamentos de recursos humanos, legal o proveeduría, entre los principales.

La solución planteada para eliminar la cara duplicidad es evaluar cada institución para determinar si es posible centralizar dependencias.
El gasto de las duplicaciones administrativas ha crecido un 60% en los últimos cuatro años, pues en 2009 ascendió a $447 millones.
El detonante de este gasto está fundamentado en las alzas salariales extraordinarias de los órganos desconcentrados, que son los entes bajo la tutela de algún ministerio.
Los ajustes anuales para los empleados de este sector fueron en promedio, en un periodo de cuatro años, de casi el 30% en términos reales.
Mientras que en los trabajadores privados el crecimiento salarial rondó un 3%.
Estas instituciones son financiadas a través del pago de impuestos y con el endeudamiento público.
El Gobierno les transfiere cada año recursos ya que casi ninguna genera ingresos propios.
Los entes desconcentrados, a diferencia del resto de instituciones estatales, destinan hasta un 40% de su presupuesto anual para sus funciones administrativas.
Mientras que en el resto del Estado el monto destinado oscila entre un 25% y un 30% cada año, muestra la Contraloría General de la República.
El Gobierno argumenta que tiene vigilado el gasto de estas instituciones.
“Los entes desconcentrados que se encuentran bajo el ámbito de la Autoridad Presupuestaria están debidamente controlados, porque tienen un límite de gastos”, dijo Edgar Ayales, ministro de Hacienda.
Sin embargo, una evaluación de eficiencia realizada a estos órganos, por la Contraloría, muestra que son los entes públicos con la calificación más baja en sus objetivos de servicio al público, con una nota de 54.
Pero están entre los más eficientes a nivel presupuestario y de ejecución de sus recursos, con una calificación de casi 90.
Actualmente hay al menos 45 órganos desconcentrados adscritos a algún ministerio.
Cultura es el sector que más entes posee, con un total de 14.
Sin embargo, es el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) es el que concentra el mayor monto de recursos para las instituciones bajo su mando.
Los cinco entes técnicos que posee el MOPT, como el Consejo Nacional de Vialidad, representan más de una cuarta parte de los $1.800 millones presupuestados para estas instituciones.
La principal característica de cada uno de estos órganos es que todos tienen departamento legal, recursos humanos, financiero, proveeduría, entre otros.
Dichas dependencias podrían estar centralizadas en el respectivo ministerio al que están adscritas para ahorrar recursos.
Sin embargo, el sistema usado cada vez que se crea un órgano desconcentrado es duplicar todas las funciones administrativas.
Además de que en ninguno de los casos han sido creados con su propio sistema de financiación.
Con lo cual deben ser mantenidos mediante el presupuesto del Gobierno, que es a través del pago de impuestos y el endeudamiento público.
Asimismo, pese a estar bajo la tutela del Poder Ejecutivo, estos entes tiene una alta independencia.
Incluso, los ministerios en algunos casos no pueden dictarles mandatos para que cumplan sus directrices.
“Las duplicidades tienen una incidencia negativa, al menos en el gasto público. La creación de un ente supone necesariamente la conformación de una estructura administrativa, que por lo general resulta muy costosa”, argumentó la Contraloría.
Entre los sectores afectados por las duplicidades y la ineficiencia en el uso de los recursos están los del sector social y los que trabajan en la erradicación de la pobreza.
Al final se ha conseguido un sistema duplicado de funciones que genera un incremento de costos internos, en vez de ser utilizados esos recursos para la mejora de los servicios públicos.
La opción a la que apuesta el Gobierno, para disminuir el alto costo de los entes desconcentrados, es la de centralizar la mayoría de funciones administrativas.
Esto se realizaría a través del proyecto legal del manejo eficiente de las finanzas públicas, actualmente en discusión en el Congreso.
La iniciativa faculta a los ministerios a realizar una revisión de sus entes adscritos y a proponer una solución para disminuir los diversos departamentos de administración.
Sin embargo, Hacienda quiere ir más allá y realizar una revisión de los gastos de la mayoría del sector público, incluidas las autónomas y descentralizadas.
“No descarto nada. Costa Rica tiene derecho a saber cómo funcionan las finanzas de instituciones como la Caja de Seguro Social”, enfatizó Ayales.
El déficit fiscal es en lo que se sustenta la revisión del gasto público que comenzaría principalmente en aquellos entes del Gobierno.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios