Macarena Barahona

Enviar
Jueves 22 Noviembre, 2007

Cantera

Macarena Barahona

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se ha comprometido con sus conciudadanos a lo que llamó “refundar” Bolivia, para unir a los bolivianos, para unir lo segregado históricamente, para unir regiones que se desprecian secularmente.
Refundar un país como lo desea este líder latinoamericano es un traspasar los umbrales de una aristocrática y oligárquica discriminación; de un orden social organizado por las diferencias de origen étnico y la explotación de las riquezas naturales.
Refundar habla de cambios en la vida que son los caminos de la misma utopía bolivariana de Evo Morales, sus sueños de presidir las fuerzas sociales para que se acaben el desprecio y el odio de los pueblos diferenciados, y puedan explotados y explotadores soportarse y tolerarse, y ver con los otros un camino unido como pueblo.
Ese refundar un país evoca un cultivo nuevo para presagiar nuevas cosechas, de mejores prosperidades para la mayoría que ha estado subordinada en el eje económico y cultural de su propia escasez de desarrollo.
Si serán las plantaciones de coca y sus milagrosos dotes, que en una industrialización, liberen al pobre campesino, y la agricultura remonte la vida de penurias de los habitantes de estas tierras, o los recursos en hidrocarburos y gases, o el empeño de un líder, para que los representantes de los antagónicos sectores puedan reiniciar sus negociaciones políticas y se logren traspasar esos umbrales.
La Asamblea Constituyente reanudará sus sesiones, pero la tensión y el letargo en un tema como la capitalidad, ha plasmado la discriminación y la desigualdad colonial entre unos y otros.
El sistema político en su parafernalia de una desusada vida democrática, a empellones, con la magnitud de las fuerzas sociales impredecibles, y con la cualidad de un líder que se ve a sí mismo llamado a “refundar” su nación, vive su porvenir y su examen histórico.
Latinoamérica se refunda al estilo de Evo Morales, buscando en sus propios sistemas políticos, un renovado espacio normativo y constitucional; para que los sectores sociales participen no como representados sino como representantes, de explotados a dirigentes de sí mismos.
Latinoamérica prueba su nueva refundación de nación.
A siglos de vasallaje, la ciudadanía se prueba en la política, se estrena, se refunda.