Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Cantera

Macarena Barahona [email protected] | Jueves 11 octubre, 2007


Cantera

Macarena Barahona

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, se encuentra en Cuba con una comitiva de más de 40 personas, reanudando relaciones diplomáticas, después de 46 años, y estableciendo un importante tratado de delimitación marítima, que sus cancilleres Felipe Pérez Roque, de Cuba, y Milton Jiménez, de Honduras, firmarán conjuntamente con sus presidentes como testigos de honor.
El acuerdo de frontera marítima de Honduras con Cuba ha superado la nueva frontera y la soberanía de cuatro islas de Honduras en el mar Caribe con Nicaragua: Bobel, Savanna, Port Royal y Sur.
La nueva frontera marítima confiere a Honduras “en las primeras 90 millas más de lo que había pretendido” dijo Roberto Flores, embajador hondureño.
“Somos pueblo de palabra, dijimos que íbamos a respetar el fallo y estamos cumpliendo al pueblo hondureño, al pueblo nicaragüense y al pueblo centroamericano”, dijo Daniel Ortega en la reunión con su homólogo hondureño.
Los límites marítimos entre Nicaragua y Colombia se restablecen desconociendo las pretensiones de Colombia que procuraba ejercer con Nicaragua en el marco de un tratado bilateral de 1986.
La Corte Internacional de Justicia de La Haya estableció la nueva frontera entre las costas de los dos países. Esta sentencia fortalece la unidad de los países centroamericanos, la defensa de sus límites territoriales y lo más importante los límites del mar Caribe, que en el caso histórico de Honduras ha unido sus fronteras con la República de Cuba, logrando un acercamiento diplomático en el marco de la firma de este nuevo tratado.
La custodia histórica de nuestro mar Caribe, ha pasado por las fuertes pretensiones de separarnos como pueblos hermanos y vecinos, para poder ondear en las aguas esmeralda, los piratas modernos y corsarios de abanderados de nuestros modernos imperios.
Que Honduras y Nicaragua restablezcan y pongan fin a litigios marítimos de sus fronteras, desarrolla la soberanía de cada unos de estos países, y que la Republica de Cuba restablezca con Honduras sus límites del mar Caribe, no hará otra cosa que fortalecer el precario sentido de soberanía de tierras y mares, que en nuestro caso es tan lamentable y se verá tan amenazado con el TLC.
No superamos la venda de república bananera, agradecida de las migajas del duro imperio yanqui.
Culturalmente nos superaron los que no ven más que lo que desea el imperio, pero somos bastantes los ciudadanos que pensamos que Estados Unidos debe también ponerse al lado de la historia y comprender el camino y el sentido en que el futuro, es de Europa, América Latina, Rusia, China, Africa, Asia y que no están solos en este lado del mundo haciendo cotos vedados de las vecindades.
Las repúblicas centroamericanas aún darán qué contar, su destino de soberanía cultural, territorial y marítima, se empeñará en marcar nuestro verdadero destino independiente. El Caribe soberano.

NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...