Campeones sin reacción
Enviar

Campeones sin reacción

Los Spurs de San Antonio igualaron su peor inicio de temporada y peligra su puesto en postemporada

201412282144010.a3.jpg
Ante los Pelicans, Tim Duncan sufrió para rebasar la marca del pívot Omer Asik y los 20 puntos del texano no le fueron suficientes para sacar la victoria.CHRIS GRAYTHEN-AFP/LA REPÚBLICA
La espectacularidad no está de la mano con los Spurs de San Antonio, actuales campeones de la NBA, esta temporada.Los texanos igualaron uno de sus peores inicios de campeonato en 18 temporadas para un equipo que no había comenzado nunca tan mal en ese periodo (1997-2014). Su actual balance es de 18 victorias y 13 derrotas, su peor marca en los primeros 31 partidos.
Su decimotercera derrota se la propinaron los Pelicans de New Orleans cuando cayeron como visitantes por 97-90 el viernes anterior y están sétimos en la Conferencia del Oeste, la más pareja y competitiva.

La pasada temporada el quinteto rozó la perfección: 62-20, el mejor récord de toda la NBA y con suficiente descanso para su tridente de poder: Tim Duncan (38 años), Manu Ginóbili (37) y Tony Parker (32).
No obstante, es temprano aun para sentenciar a los monarcas de la Liga, todavía restan 51 partidos por jugar, y más para un equipo que, desde que el “coach” Gregg Popovich y Tim Duncan trabajan juntos, San Antonio nunca ha dejado de jugar “playoffs” y nunca ha bajado del 61% de triunfos en la temporada regular.
Las lesiones desde luego han sido un factor clave porque ha impedido al equipo mantener su ritmo óptimo y a Popovich distribuir los descansos a su gusto.
En 31 partidos, Duncan y Ginóbili se han perdido cinco cada uno. Kawhi Leonard, jugador más valioso de la final pasada, ya se perdió nueve choques, Parker diez y el brasileño Tiago Splitter, 22.
Los casos más preocupantes son los de Leonard y Parker. El base francés no termina de alcanzar la continuidad necesaria y ahora vuelve a ser baja por problemas musculares. Sin Leonard, los Spurs perdieron seis de sus últimos ocho juegos.
Técnicamente todas las clavijas están en su lugar en San Antonio. ¿Pero acaso es muy temprano para juzgar a los campeones, incluso decir que peligran la clasificación a la postemporada?
Ciertamente sí, peligran en una Conferencia que no da espacios para los errores. Nada está garantizado en el Oeste.
Los Suns de Phoenix se ven mortíferos, decididos a clasificar a la fase privilegiada, han ganado sus últimos cinco partidos de manera consecutiva y tienen un puesto en el octavo lugar, aunque podrían desbancar a los sureños de seguir tropezando.
Además, deben temerle a un equipo que siempre está en los puestos más altos, el Thunder de Oklahoma, que con Russell Westbrook, sano en cancha, es una máquina demoledora. Una brecha de tres juegos es lo que separa a ambos equipos.
Y como si fuera poco, los Pelicans de la mano de Anthony Davis, no creen en nadie y con marca 15-14, son los principales temores de los cinco veces campeones de la NBA.
Desafortunadamente, la edad puede empezar a ser un factor determinante en el conjunto negro y plata. En la actual temporada, el equipo tuvo hasta 18 partidos en un mes¬; mucho hasta para los atletas jóvenes.
Si Popovich no puede darle descanso a sus muchachos, la temporada podría seguir cobrándoles lesionados y pérdidas dentro del rectángulo.
Ayer al cierre de edición, los Spurs, a domicilio, jugaban ante los Rockets de Houston.

201412282144010.a33.jpg

Walter Herrera
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios