Enviar
Cambio para celebrar 30 años

Guillermo Porras se inclina más hacia la abstracción y presenta más movimiento y libertad en sus pinceladas, en una nueva muestra

Carolina Barrantes
[email protected]

Las vivencias cotidianas del ser humano, con sus atisbos de amor y desamor, así como la etapa de los sueños más anhelados, se funden para dar vida a una nueva muestra en la Galería 11-12, en Escazú.
El recinto inauguró anoche una nueva exposición del costarricense Guillermo Porras, en la cual el artista hace una introspección de los trabajos que ha labrado en los más de 30 años que tiene de dedicarse a la pintura.
La colección incluye nueve obras en acrílico sobre tela, en gran formato, y se titula “Obras recientes”, las cuales forman parte de un compendio de piezas que el nacional realizó durante este año.
A diferencia de sus trabajos anteriores, esta vez Porras se inclina más hacia la abstracción, sin llegar del todo a ese género. Además, presenta más movimiento y libertad en cuanto a las pinceladas.
Lo anterior busca “exponer al ser humano en su naturaleza pura, con sentimiento y tacto, y no caer en meticulosidades, ni copiar los objetos que lo rodean tal y como son”, explicó el artista.
Lo que sí perdura en sus piezas es el uso de colores fuertes como ocre, rojo, azul y amarillo, como símbolo de la luz que hay en el sector caribeño del país, que es donde nació el pintor.
Algunas de las obras son “La visita del fauno”, en el cual presenta a una persona que llega de noche a una habitación en la que solo hay una cama vacía. “El espejo” muestra a una persona sobresaltada al ver su propia imagen reflejada como símbolo de sus propios temores y vivencias, y “Sueño en Okie” es un hombre pescando sueños.
Se mantendrá abierta hasta final de mes, de lunes a sábado, de 9 a.m. a 10 p.m., los domingos, de 1 p.m. a 6 p.m.
Porras ha mostrado su talento en países como Italia, Estados Unidos, Japón, Perú, Francia, Alemania, Puerto Rico y Austria.
También ha ganado dos premios nacionales Aquileo Echeverría (1991 y 1994), y obtuvo la Medalla de Bronce en el Salón de Artistas Franceses en París, en 2005.
Ver comentarios