Enviar
Calienta final de la Champions


Moscú
EFE

Los jugadores del Manchester United y del Chelsea, que disputarán mañana en el Luzhnikí de Moscú la final de la Liga de Campeones, ya se encuentran en la capital rusa.
El avión con la plantilla y los técnicos del Manchester, campeón de la liga inglesa, aterrizó en el aeropuerto moscovita de Domodédovo; mientras el Chelsea lo hizo poco después en Vnúkovo, según informaron las agencias rusas.
El Manchester, vencedor de esta competición en 1999, viajó con la plantilla completa —24 futbolistas—, aunque su entrenador, el escocés Alex Ferguson, solo podrá convocar a 18 jugadores para la final.
En principio, todos están disponibles, incluido el central serbio Nemanja Vidic, quien se perdió las semifinales contra el Barcelona por lesión, pero que reapareció en el último partido de liga frente al Wigan.
Según la prensa británica, Ferguson aún no ha decidido si jugar de inicio con Cristiano Ronaldo, Rooney y Tévez, o reserv
ar al argentino para el complemento en la segunda parte en caso de que el partido se ponga cuesta arriba.
El que sí jugará será Paul Scholes, autor del gol de la victoria en el partido de vuelta contra el Barcelona, y que se perdió la final de la Champions League contra el Bayern en 1999 por lesión.
Mientras, el Chelsea únicamente tiene la duda de Terry, que se dislocó el codo en el último partido de liga, aunque es improbable que se pierda la final.
Por lo visto, el israelí Avram Grant apostará por el mismo equipo que tumbó al Liverpool en las semifinales, con el veterano Makelele en el medio centro, escoltado por Ballack y Lampard, y con Drogba de estilete.
El que tiene muy pocas opciones de jugar es el brasileño Belleti, autor del gol de la victoria del Barcelona en la final de esta competición en 2006 contra el Arsenal.
El Manchester realiza hoy, su primer entrenamiento en el estadio de la final, luego lo hará el Chelsea.
Por razones de seguridad, el estadio olímpico Luzhnikí habilitará solo 69.500 asientos, 15 mil menos de su capacidad; mientras más de 6 mil efectivos de la policía y del Ministerio del Interior se encargarán de velar por el orden público.
Este encuentro será dirigido por el eslovaco Lubos Michel, quien también lo hizo en la final de la Copa UEFA de 2003 en Sevilla, entre el Oporto y el Celtic de Glasgow, y en la Eurocopa 2004 dirigió los enfrentamientos Grecia-España, Suiza-Francia y Suecia-Holanda.
Sus asistentes serán sus compatriotas Roman Slysko y Martin Balko como asistentes, junto a Vladimir Hrinak como cuarto árbitro.
Ver comentarios